Puntos claros en encuentro bilateral

García le dice a Bachelet que límite marítmo irá a La Haya

García pidió a Bachelet no ver en diligencia jurídica acto de enemistad. Mandatarios conversaron en Tarija por espacio de una hora

Por Cecilia Rosales Ferreyros
Enviada especial

TARIJA. Una hora duró el encuentro entre el presidente Alan García y su colega de Chile, Michelle Bachelet, en esta ciudad. Era evidente el interés de ambos mandatarios por reunirse, pues tuvieron que robarle 'horas al tiempo' --como se dice coloquialmente-- para poder conversar.

Ambos llegaron a Tarija poco después de las ocho de la mañana y de inmediato iniciaron una agenda que casi no les permitió respirar. Aproximadamente a las 12:30 p.m. y luego de la inauguración de la decimoséptima Cumbre de la Comunidad Andina de Naciones y cuando ya se había desarrollado más de la mitad de la agenda prevista en la reunión del Consejo Presidencial Andino, se observó que los dos presidentes y sus cancilleres Alejandro Foxley (Chile) y José Antonio García Belaunde (Perú) abandonaron el salón para trasladarse a otro ambiente en el que conversaron durante una hora.

Mientras tanto, el presidente de Bolivia, Evo Morales, se despedía de la presidencia de la CAN y entregaba el cargo al mandatario de Colombia, Álvaro Uribe, quien asumirá esa función por un año.

"Ha sido una excelente reunión, que expresa la agenda de futuro que queremos seguir trabajando", dijo al paso la presidenta Bachelet tras conversar con García.

Tras el encuentro, ambos se reincorporaron al salón donde se clausuraba la cumbre.

Poco después en una conversación con los dos periodistas peruanos que llegamos a esta ciudad, el presidente García señaló que le informó a Bachelet que el Perú irá a La Haya para resolver el diferendo marítimo existente.

"Le hemos advertido y señalado con toda sinceridad, y dentro de la mayor amistad y cordialidad, que este tema lo ponemos en su dimensión y que el Perú apelará () a los mecanismos de solución pacífica; es decir, a las instituciones que plantean las organizaciones mundiales para solucionar estos temas Le he pedido que esto (la presentación de la demanda) no se vea como un acto de enemistad global ni animadversión, sino como un acto de reclamo histórico jurídico que alguna institución de la tierra, posiblemente el Tribunal de La Haya, puede solucionar y que ante él nosotros nos someteremos y aceptaremos lo que diga".

El mandatario precisó que esta decisión peruana no tiene por qué llevarnos a "titulares y dramatismos". "Nadie en el Perú quiere guerra, ni en Chile. Sabemos que una guerra son 30 años de retroceso", advirtió.

Comentó, además, que durante su encuentro con Bachelet conversaron sobre las divergencias existentes en la interpretación de los temas fronterizos.

"Pero este tema lo ponemos en su dimensión y que el Perú apelará a las organizaciones mundiales para solucionarlos y hemos pedido que no se vea como un acto de animadversión".

NO HAY CONFLICTO
García también se había referido al tema apenas llegó a Tarija, donde a instancias de los periodistas dio declaraciones. "No tenemos conflictos limítrofes. Tenemos una diferencia o controversia de tipo jurídico. Usar el término conflicto es exagerado y alarmista, esto podemos resolverlo por la vía diplomática y si no es así, por instancias internacionales que todos respetamos", dijo.

Insistió en que es fundamental consolidar la agenda positiva con Chile y solucionar cualquier discrepancia de manera civilizada y sin dramas.

"Es un tema que tiene solución. Somos amigos y presidentes de países vecinos", afirmó el mandatario peruano.

García destacó tolerancia y flexibilidad
El regreso de Chile a la Comunidad Andina y el inicio de las negociaciones para lograr un acuerdo de asociación con la Unión Europea significan que dos nuevos ingredientes --que parecían perdidos en las relaciones entre los países andinos-- se han reincorporado a la mesa de negociación: la tolerancia y la flexibilidad.

Este fue el mensaje que envió ayer el presidente Alan García al hacer uso de la palabra en la sesión del Consejo Presidencial Andino, en el que también mencionó que el presidente de Bolivia, Evo Morales, tuvo algunas "reticencias y dudas" frente al libre comercio, pero que supo "conceder y flexibilizar su posición y darnos un buen ejemplo de cómo a nuestro turno debemos hacer concesiones recíprocas. Tolerar significa que por primera vez nos entendamos en la distinción".

Señaló, además, que los países que integran la CAN pueden haber escogido vías distintas, pero todos tienen como objetivo acabar con la pobreza, generar empleo e igualdad y justicia social.

Tarija fue el escenario no solo de la ratificación del acuerdo que da inicio a las negociaciones con la Unión Europea, sino también el lugar donde se concretó la reincorporación de Chile a la CAN, luego de tres décadas de alejamiento. "Es muy grato y fortalecedor el regreso de Chile", dijo el mandatario Álvaro Uribe, tras asumir la presidencia anual de la CAN. "Aspiramos al regreso de Venezuela", dijo. Michelle Bachelet, por su parte, destacó "la gran trascendencia" del retorno de su país al Grupo Andino. "Chile vuelve a donde nunca debió haberse ido".