Martes, 27 de marzo de 2007
Poesía: Completo Adán


Nuevo volumen recoge registros sonoros de la voz de Rafael de la Fuente Benavides en tecnología digital.

Ricardo Silva-Santisteban es el responsable de la publicación de Obra poética en prosa y verso de Martín Adán (Ediciones del Rectorado, PUCP, 2006). Dice tomar distancia de los hechos y anécdotas de la vida del poeta, pues, asegura, son sus palabras las que perduran.


Por José Carlos Picón  

Hasta ahora, hallar la poesía de Martín Adán era cosa de detectives literarios. Haciendo trabajo de arqueología entre los anticuarios, quizás el apasionado de la poesía podía toparse, con mucha suerte, con La casa de cartón de la colección de Biblioteca Peruana de Peisa, Editorial Juan Mejía Baca, publicada en 1974. A este pequeño volumen en prosa (concebido entre 1924 y 1927, época de plena vanguardia), se podía sumar Poemas escogidos, (Mosca Azul 1983), Diario de poeta (Inti Sol Editores, 1975) y su Obra poética (INC, 2da. edición, 1976). Con mucha complicidad del destino, la edición de la Obra poética de Edubanco (editado por Ricardo Silva-Santisteban por encargo de Mejía Baca), que reunía toda su obra conocida hasta 1980. Con mayor suerte algunos otros tomitos que resguardan los textos más rebuscados del poeta. El diagnóstico era evidente: hacían falta libros de Martín Adán.

M. A. RECORDS
El poeta Ricardo Silva-Santisteban, tomó la empresa en sus manos gracias al apoyo del Rectorado de la Pontificia Universidad Católica -casa de estudios que cumple 90 años-, dirigido por el ingeniero Luis Guzmán Barrón: reunir la obra poética (en prosa y verso) de Martín Adán, como parte de la colección Obras Esenciales. La iniciativa tiene un valor agregado, pues viene acompañada de un CD que contiene la voz desvelada del poeta. Este registro sonoro recoge dos sesiones de lectura que Martín Adán realizó, primero, para la versión fragmentaria de La mano desasida (Editorial Juan Mejía Baca, 1964), y segundo, para un registro de circulación no venal, realizado en un nosocomio de la capital -los sonidos ambientales dan fe de ello-, y producido gracias a la compañía de seguros Popular y Porvenir en 1984.
"Hemos incluido, también, un nuevo fragmento largo y desconocido del Aloysius Acker -concebido hacia 1931 y destruido por el autor en 1934-, así como poemas que aparentemente pertenecían al proyecto de libro que encarnaba Aloysius Acker", señala el editor, quien anota que Adán consideraba negativamente esta obra. "El poeta nos indicó expresamente que no incluyéramos el poema en la edición de Edubanco", cuenta. "Yo no intenté tener un encuentro con él -pues era conocida su poca disposición para este tipo de reuniones. Él pasaba por un cuadro depresivo. Sin embargo, mucho tiempo después, don Juan Mejía Baca, me dijo que había comentado muy bien la edición", cuenta Silva-Santisteban.
"El volumen presente contiene, además de sus poemas iniciales (vanguardistas) y todos sus libros publicados en vida, unos sonetos que yo llamo imperfectos, pues aparentemente se encontraban abandonados; de igual modo, se han agregado poemas recogidos en diarios y otras publicaciones, así como los poemas en prosa", concluye. La magnífica edición viene acompañada de numerosas fotografías, imágenes alusivas, así como portadas de originales y facsimilares.

VOLUMEN DE LA ROSA
Mucha gente se siente atraída por el halo trágico de Martín Adán, sus largas estadías en hospitales y sanatorios, su bohemia irreprimible, comenta Silva-Santisteban, sin embargo, son su obra,  su voz ardiente, directa, y su lenguaje tenazmente trabajado, los que se mantienen vigentes. En su proyecto poético, desarrollado en distintos estadios y explayado en libros como La rosa de la espinela (1939), Travesía de extramares (1946), y La piedra absoluta (1966), en poemas dispersos y en Diario de poeta (1969), Adán hizo converger la tradición con la renovación estética, la depuración de la palabra con la expresividad de pulsaciones tormentosas y desgarradoras del ser humano, el uso de formas clásicas con un discurso situado en una época de cambios y crisis moderna. "La suya era una poética existencial nutrida por su vida", anota Silva Santisteban. Son estos elementos los que permiten declarar la obra de quien inmortalizara "Poesía no dice nada: / Poesía se está callada, / Escuchando su propia voz", como un clásico de la literatura peruana y universal de todos los tiempos.


  Añade este artículo a tus marcadores favoritos menéame blinklist furl technorati del.icio.us Ayuda



¿Cree que la situación de nuestro fútbol mejorará si Manuel Burga y su directiva salen de la FPF?
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa