Transformación digital: la mitad de líderes tiene una madurez intermedia

En un foro organizado ayer por Centrum PUCP y Egade se propone priorizar el desarrollo de las habilidades blandas pues estas son indispensables para lograr una verdadera transformación digital

ibm presenta watson

Por: Marcela Mendoza Riofrío

El miedo al cambio que implica adoptar una nueva tecnología es algo natural en el ser humano. Cuando llegó la electricidad, dos siglos atrás, se tenían reparos motivados por el miedo. Hoy con la robótica y la Inteligencia Artificial (IA) ocurre lo mismo. Es por eso que el gran reto por vencer no es implementar una tecnología para lograr la transformación digital sino adaptar al recurso humano a esa nueva realidad.

Así lo expresó José Pereyra, director académico de Centrum PUCP, quien recalcó que los ejecutivos locales, según ellos mismos manifiestan, no se encuentran del todo listos para el cambio. Es por eso, agregó, que en sus evaluaciones sobre su madurez frente al tema terminan valorados con un 5,5 puntos sobre 10.

El 45% de ellos son promotores del cambio, dijo, pero la otra mitad no tiene protocolos para ejecutar la transformación y no han sabido construir un "lugar seguro" ante todo lo que implica adaptarse a la forma en que hoy funciona el mercado.  

La falta de liderazgo en la adopción de la tecnología está haciendo que la brecha digital se acreciente, advirtió a su turno Percy Marquina, director general de Centrum PUCP. El cambio es diario, se da en todos los sectores y no hay tipo de empresa que sea ajeno a esta transformación. "Hay muchos Netflix tumbando Blockbusters", comentó.

Pereyra consideró que lo indispensable para lograr sacarle provecho es el desarrollo de habilidades blandas. El líder necesita manejar los equipos de personas de forma que puedan vencer el miedo y aprovechar lo que la tecnología les ofrece, trascender a ella. "A más tecnología, más humanidad", recalcó.

Entre esas habilidades destacaron que son cruciales el desarrollo del pensamiento critico, la responsabilidad social, la integridad, la comunicación adecuada, la innovación y la visión estratégica.

"El peruano tiene que aprender a pensar en plazos de 20 ó 30 años por delante. Es un cambio de paradigma. No podemos pensar solo de aquí a dos años. La estrategia idónea no surge mirando la rentabilidad inmediata, sino el desarrollo a largo plazo", recalcó Pereyra. 

EL RETO DE INNOVAR
Los tiempos actuales exigen un líder con mentalidad omni- innovadora, destacó en su presentación Ignacio de la Vega, decano de Egade. Esto quiere decir, aclaró, que se necesita la habilidad de organizar los recursos y crear valor a través de la innovación, no solo en aspectos tecnológicos, sino en todo el manejo del negocio.

En la actualidad solo el 3% de son emprendedores digitales, refirió, y por tanto no se puede limitar el concepto de innovación a la tecnología. El objetivo no puede ser convertirse en un unicornio, sino saber crear valor  y generar modelos de negocios que se adapten a situaciones complicadas y logren mantenerse en el tiempo. 

Lo más visto
Más en economia