"Tabla Apaycuy": la historieta que bajó del Ande | FOTOS

Narrativa gráfica y arte secuencial originario de Sarhua, Ayacucho, encuentran en el maestro Primitivo Evanán a su más insigne cultor

“Tabla Apaycuy” (Foto: Difusión)
“Tabla Apaycuy”: Chancherías que son emprendimientos de migrantes en la ciudad, bajo la mirada del maestro Primitivo Evanán Poma. (Foto: Difusión)
Sarhua
Sarhua

Por: Czar Gutiérrez

En el principio fue el molle. Noble elemento estructural destinado a soportar el peso del techo, sobre ese tronco de dos metros de alto –cortado longitudinalmente, pulido y blanqueado con yeso en su parte plana– el artista dividía los espacios dibujando flores. El sol arriba y el santo del pueblo abajo. Así quedaba libre el campo pictórico central, reservado para perpetuar una nueva vida marital en maderamen.

Pablo Macera, pionero en estudiar el asunto, dijo que las tablas o vigas originales eran funcionales a la arquitectura de las casas en Sarhua, paraje ayacuchano ubicado a 3.389 m. s.n.m., rico en agricultura, ganadería y vigas de molle funcionando como viñetas: mitos, leyendas, usos y costumbres se cuentan a todo color en forma de estampas trazadas con pulso antiguo. Todo empezó con Guaman Poma, cronista amerindio de Lucanas que dibujó el Virreinato del Perú en las 1.189 páginas y 397 grabados de su "Primer nueva corónica [sic] y buen gobierno" (1615).

VOZ DE MADERA
"No he podido ojearlo, pero sí lo he visto personalmente en [la Biblioteca Nacional de] Dinamarca. Pensé que era un librazo, pero era un librito chico nomás. Como está en una vitrina, solo lo he visto de afuera, pero no es tan impresionante", dice don Primitivo Evanán Poma (Sarhua, Ayacucho, 1944), Gran Maestro de la Cultura y el Arte Popular 1990, medalla Joaquín López Antay 2013, Gran Maestro del Ministerio de Educación y Premio Nacional Amautas de la Artesanía Peruana.

Don Primitivo migró a Lima en los años 60 y, desde su taller ubicado frente a los Pantanos de Villa, afinó un arte tan antiguo como el que viera en Copenhague. Un arte que descubre Juan de Palomares en 1574, atraviesa inmutable cinco siglos y llega hasta nosotros más fuerte que nunca: un continuum de renovación baña sus procesos y soportes. Para que el relato crítico –que el historiador Raúl Porras Barrenechea vincula a quipus y qellcas precolombinos– devenga en una expresión ejemplar de resistencia cultural.

Cosa que el maestro Evanán Poma ha venido haciendo toda su vida. "Tendría 6 o 7 años cuando mis padres construyen su casa en Sarhua y mis padrinos Severino e Indalicio Yucra trajeron dos tablas pintadas por Sabino Yupa y Vidal Yucra, los pintores del pueblo. Tendrían que pasar 20 años para que ya estando en Lima me anime a pintar mi primera tabla en 1972. Tres años después hice mi primera exposición con texto en catálogo del Dr. Pablo Macera. Hubo gran concurrencia, yo jamás pude responder las preguntas. ¡Si ni siquiera sabía quién era Guaman Poma!".

VIÑETA ANDINA
Con 74 años de edad y convertido en el artista emblemático de las tablas de Sarhua, don Primitivo ha paseado el arte de su pueblo por Dinamarca, España, Chile, Argentina, Alemania y Suecia. Desde la Biblioteca Nacional del Perú o el MAC de Lima hasta el Museo Reina Sofía de Madrid, sus exposiciones componen un nexo delicado y preciosista que transparenta la estructura normativa de su comunidad altoandina. El orden social, los castigos públicos, el cortejo, la vida en familia o las tareas comunitarias pasaron por su gráfica.

En "Tabla Apaykuy: herencia cultural andina y ciudadanía", su muestra actual, compone otro fresco variopinto: la fiesta de la cruz, el entierro de Huamaní, la llegada del hombre de la puna, la discriminación racial a los migrantes provincianos en la capital. Un arte secular que encuentra perpetuidad tanto en sus hijas Valeriana Bertha y Venuca –con quien expone al alimón– como en las nuevas generaciones de los Ramos o los Yupari de Sarhua.

Ha pintado mitos, cuentos, leyendas, fiestas, sucesos históricos y hechos actuales, ¿qué le falta? "Me falta la temática sobre la religión, ahora que han aparecido otras congregaciones. También voy a empezar unas pinturas sobre la música, el canto y el baile de los adolescentes en la comunidad", responde. Dice también que no todo en su vida artística fue color de rosa. Que el 11 de setiembre de 1981 el Ejército incendió el local de la Empresa Comunal Artes de Sarhua que había fundado. "Fueron 13 sinchis armados, pensaron que era un foco de la subversión". ¿Y qué opina de la reciente acusación de apología del terrorismo a la serie "Piraq Causa"? "No entiendo por qué dijeron eso. Me decían 'te van a llevar preso, te van a expulsar del país'. Al comienzo fue muy negativo, pero terminó siendo una muy buena publicidad para quienes solo pintamos lo que hemos vivido". Y dibuja una sonrisa.

MÁS INFORMACIÓN
Lugar: Euroidiomas.
Dirección: calle Libertad 130, Miraflores.
Fecha: hasta el 10 de setiembre.
Horario: lunes a viernes de 9 a.m. a 9 p.m. Sábado de 2 a 6 p.m.
Ingreso: libre.

Lo más visto
Más en luces