Murió Fabián Tomasi, símbolo mundial de la lucha contra Monsanto y las fumigaciones

Con una hija, el hombre dedicó los últimos años de su vida a generar conciencia sobre el peligro de la utilización de herbicidas e incluso aceptó dejarse fotografiar el cuerpo enfermo y esquelético como parte de su militancia

Fabián Tomasi, quien trabajó durante años surtiendo de herbicidas a los aviones de fumigación y se transformó luego en un emblema de la lucha contra el uso de agrotóxicos en Argentina, murió a los 53 años de una polineuropatía tóxica severa. (Foto: AFP)
"Ayer (viernes) terminaron de asesinarlo. Fabián se enfermó hace más de 10 años. Se resistía a morir para poder denunciar la práctica agrícola genocida que a él lo destruyó", dijo este sábado a la AFP Medardo Avila, integrante de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, con quien compartía la lucha. (Foto: AFP)
Murió Fabián Tomasi, símbolo de la lucha contra el glifosato en Argentina
Murió Fabián Tomasi, símbolo de la lucha contra el glifosato en Argentina
Murió Fabián Tomasi, símbolo de la lucha contra el glifosato en Argentina
Murió Fabián Tomasi, símbolo de la lucha contra el glifosato en Argentina
Murió Fabián Tomasi, símbolo de la lucha contra el glifosato en Argentina

Por: Redacción EC

Fabián Tomasi, quien trabajó durante años surtiendo de herbicidas a los aviones de fumigación y se transformó luego en un emblema de la lucha contra el uso de agrotóxicos en Argentina, murió a los 53 años de una polineuropatía tóxica severa. Este hombre era una figura contra Monsanto, una empresa productora de agroquímicos y biotecnología destinados a la agricultura.

"Ayer (viernes) terminaron de asesinarlo. Fabián se enfermó hace más de 10 años. Se resistía a morir para poder denunciar la práctica agrícola genocida que a él lo destruyó", dijo este sábado a la AFP Medardo Avila, integrante de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, con quien compartía la lucha.

Con una hija, Tomasi dedicó los últimos años de su vida a generar conciencia sobre el peligro de la utilización de herbicidas e incluso aceptó dejarse fotografiar el cuerpo enfermo y esquelético como parte de su militancia, recordó Avila.

"Estamos muy doloridos y muy indignados por su muerte. Tenemos un sistema de producción que contamina a medio país", apuntó el médico activista.

En sus testimonios, Tomasi relataba que nunca había usado protección en su trabajo porque nadie le había advertido del peligro de manipular glifosato, un herbicida que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es probablemente cancerígeno, usado para los cultivos con semillas transgénicas.

Meses antes de morir, en una entrevista con la AFP, Tomasi había aseverado que el glifosato es algo "tremendamente engañoso, una trampa que nos han plantado gente muy poderosa".

"Va a hacer que no quede nadie. Toda la tierra que tenemos no va a alcanzar para sepultar tanta muerte", dijo en aquel momento, cuando por causa de la enfermedad ya no podía ingerir alimentos sólidos, perdía masa muscular y sufría dolores en las articulaciones que limitaban su movilidad.

El hombre había empezado a trabajar con agroquímicos en 2005 para una empresa fumigadora de la provincia de Entre Ríos (centro-este), en el pueblo donde murió.

"Los agrotóxicos minaron su salud hasta este final. Se va un símbolo de la lucha contra las fumigaciones. Alguien determinante a la hora de entender este modelo que mata", escribió en la red social Twitter Patricio Eleisegui, periodista y autor de "Envenedados", un libro basado en la vida de Tomasi.

En Argentina, la siembra de soja transgénica, que implica el uso de millones de litros de glifosato, comenzó a fines de la década de 1990. Principal producto de exportación, la soja fue paulatinamente desplazando a la cría de ganado y otros cultivos menos rentables.

Fuente: AFP

Lo más visto
Más en mundo