PPK y el contralor Edgar Alarcón: recuento de una tensa relación

Pese a los saludos que intercambiaron en un principio, la relación entre Ejecutivo y el órgano de control tuvo momentos álgidos

(Elaboración: Jhafet Ruiz / El Comercio)

Por: Redacción EC

Una de las últimas acciones del Congreso pasado fue designar a Edgar Alarcón como contralor general de la República. En mayo del 2016, la Comisión Permanente eligió al candidato propuesto por el aún presidente Ollanta Humala, con la única oposición de las bancadas de Fuerza Popular y el Partido Aprista.

En julio de ese año, ya con Pedro Pablo Kuczynski (PPK) como presidente electo, Edgar Alarcón, quien había fungido de vicecontralor durante la gestión de Fuad Khoury en la contraloría, recibió el respaldo del nuevo Ejecutivo.

"El contralor ha sido nombrado por el Congreso y no tengo razón para dudar de su nombramiento. Tendremos que trabajar con él", dijo PPK semanas antes de jurar como presidente.

El saludo de vuelta llegó el 28 de julio. A través de Twitter, la contraloría anunció que apoyaría las iniciativas legislativas anticorrupción anunciadas por PPK. "Es satisfactorio que uno de los ejes del nuevo gobierno sea la lucha contra la corrupción", destacaron.

Luego de ello, a menos de un mes de jurar el cargo, PPK lanzó su primera crítica contra la contraloría, cuyo titular había aparecido en medios a hacer observaciones a la compra de patrulleros para la Policía Nacional y a la adjudicación de la Línea 2 del metro de Lima.

"[La contraloría] está empezando a acusar a diestra y siniestra, debe tener mucho cuidado. El papel es controlar que efectivamente los gastos sean hechos de acuerdo a la ley y al presupuesto, no es parar los proyectos. Es una traba potencial y voy a luchar con eso", dijo en entrevista con Willax TV.

La respuesta llegó al día siguiente. Desde el Congreso, donde visitaba una comisión ordinaria, Edgar Alarcón manifestó: "No somos ninguna traba y esos comentarios los rechazo rotundamente. [...] La contraloría es una institución técnica, no es política, y esta gestión no tiene ningún compromiso político con nadie".

A sugerencia de Alarcón, ambos se reunieron semanas después en Palacio de Gobierno. PPK calificó de "productivo y positivo" el encuentro y detalló que la conversación giró entorno a la ejecución de proyectos de inversión, tales como la Línea 2 del Metro de Lima y el aeropuerto de Chinchero.

–Entre la adenda y la denuncia–
Frente a lo que consideraban un mal contrato por el aropuerto de Chinchero, el Ejecutivo decidió suscribir en febrero una adenda con el consorcio privado Kuntur Wasi. Pese a las críticas, esta fue respaldada por el Ejecutivo a tal punto que el propio PPK apareció en un video explicando sus alcances.

Los cuestionamientos de algunos congresistas se tradujeron en una interpelación al ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, quien destacó en reiteradas ocasiones y ante el pleno del Congreso la importancia de la opinión de la Contraloría General de la República sobre la adenda.

Un día después de la interpelación, Martín Vizcarra se enteró del resultado del informe de contraloría sobre la adenda. Este señalaba que dispositivo contractual era "lesivo" para el Estado y recomendaba iniciar procesos penales contra funcionarios del Ejecutivo.

Dicho informe ocasionó la renuncia de Martín Vizcarra al MTC, pero también generó una serie de críticas de parte del Ejecutivo y del oficialismo contra la contraloría, a la que acusaron de emitir una evaluación ligera y de politizar el caso. PPK no opinó sobre el fondo del informe y nombró a Bruno Giuffra como nuevo titular de Transportes. Sí remarcó que el aeropuerto de Chinchero "va adelante".

El pasado domingo, el programa de TV "Cuarto Poder" reveló que Edgar Alarcón había sido denunciado ante el Congreso debido a sospechosas compras de vehículos de lujo que realizó en los últimos años. A ello se suma un audio en el que se le oye pedir al auditor encargado retirar su denuncia.

Ello nuevamente generó una ola de críticas de parte del oficialismo, cuyo vocero Carlos Bruce ha pedido la renuncia de Edgar Alarcón. Él, por su parte, ha subrayado que no dimitirá. Además, dijo haber sentido presiones del Gobierno por el caso de Chinchero y acusó un "cargamontón" en su contra.

En respuesta, el mandatario dijo que "el Gobierno no ha presionado a nadie" y que los ministros han asistido a la contraloría "a dar explicaciones y hemos seguido todas las reglas del buen trato a las personas.

Sobre las denuncia en contra de Alarcón, PPK dijo que "en el Perú hay un debido proceso" que debe respetarse. "Le corresponde al Parlamento hacer las investigaciones iniciales y luego al sistema judicial, si hay caso", opinó.

"Estas denuncias aparecieron el domingo en la noche en un programa de TV. Hoy es martes, o sea, [han pasado] menos de 48 horas y se requiere un poquito más de tiempo para averiguar todo", señaló ayer.

MÁS EN POLÍTICA...

Lo más visto
Más en politica