Ricardo Gareca: la historia detrás de su renovación, por Umberto Jara

Curiosa paradoja la que vive hoy el fútbol peruano. La buena y ansiada noticia es la continuidad de Gareca y su equipo de trabajo. Pero subsiste un vendaval de problemas alrededor del presidente de la FPF, que seguirá afectando al fútbol

Gareca tenía previsto retornar a Lima el 26 de julio. Los audios en los que está involucrado el presidente de la FPF postergaron el encuentro entre ambos, que culminó con una serie de condiciones para asegurar la continuidad del técnico.
Gareca y Oblitas, los hombres que pusieron en marcha el proyecto de reflotar el fútbol peruano, han decidido continuar el ciclo trazado en el 2015.
Oviedo
Gareca

Por: Umberto Jara

Antes de la llegada de Ricardo Gareca a Lima, las buenas señales para su renovación ya habían asomado en secreto. Primero una llamada telefónica entre el técnico y el director deportivo Juan Carlos Oblitas y, después, una reunión de este último con Néstor Bonillo, miembro del comando técnico, en el hotel Los Delfines. Ese acercamiento se quiso hacer público para mostrar los avances en las gestiones pero era necesario que, primero, saliese Oviedo a dar una conferencia de prensa explicando su situación ante los audios que empezaron a revelar sus sombrías relaciones con personajes inmersos en la comisión de presuntos delitos. El titular de la FPF se negó. Mientras tanto, la noticia ganaba espacio en los principales medios argentinos bajo el titular “Escándalo de corrupción alcanza al fútbol peruano”. La preocupación alcanzó a Gareca y postergó su viaje anunciado para el 26 de julio. 

A pesar de que el vendaval de los audios revelaba ciertos nexos entre decisiones judiciales favorables a Oviedo con la entrega de tickets a jueces para que asistan a partidos del Mundial Rusia 2018, en La Videna optaron por resistir con la esperanza de que amaine la tormenta. Hasta que el domingo 29 de julio un operativo policial concluyó con la detención de Antonio Camayo, íntimo amigo de Oviedo, personaje habitual en La Videna, viajero constante con la selección peruana durante las Eliminatorias y cuyo rol de ‘asesor’ era un secreto a voces. 

Entonces, Oviedo se vio obligado, el lunes 30, a dar declaraciones. Evitó una conferencia de prensa y fue entrevistado por el programa Fútbol como cancha de RPP. Lo curioso es que la entrevista se emitió desde las oficinas de la consultora de imagen Llorente & Cuenca, un servicio que Oviedo y Matute decidieron contratar pasando por encima del área de Imagen y Prensa de la FPF. 

La captura de Camayo y los audios que seguían emitiéndose llevaron a la renuncia de los miembros del Comité Consultivo, autores del eficiente diseño de gestión de la FPF. Junto a ellos se fueron los Comités de Ética, Auditoría, Justicia y Arbitraje. 

Tras la aparición pública del presidente de la FPF, el director deportivo quedó habilitado para dar una conferencia de prensa. El 1 de agosto, Oblitas anunció que Gareca daba prioridad a la propuesta peruana, pero detrás de la noticia existió una situación inadmisible. Dos horas antes de la conferencia, Oviedo, desde las oficinas de Llorente & Cuenca y en compañía de su entorno, envió una amenaza a Oblitas. No fue la única acción. Días antes también existió una amenaza a un periodista y acciones de difamación desde el entorno de Oviedo. 

Esa noche en televisión, Juan Matute secretario general de la FPF, dijo desconocer el hecho. Lo cierto es que en la interna de La Videna alcanzaron disculpas con la finalidad de superar el episodio. 

La primera reunión de Ricardo Gareca en Lima fue con Oblitas en el hotel Los Delfines. La cita duró cuatro horas y concluyó con una buena noticia: ambos volvieron a tener un acuerdo para continuar el ciclo que iniciaron en el 2015. Hasta allí lo deportivo. En cuanto a la situación personal del presidente de la FPF, Oblitas le informó a Gareca que contaba con todo su apoyo con una excepción: no lo acompañaría a anunciar su renovación porque no estaba dispuesto a compartir ningún escenario con Oviedo. 

Los siguientes siete días que culminaron el 8 de agosto con la firma del contrato del director técnico fueron arduos no solo por la negociación económica del nuevo acuerdo, sino, sobre todo, porque se buscó una fórmula para cumplir con una exigencia de Oviedo: aparecer junto a Gareca presentando como un logro suyo la renovación. Se trataba de una fórmula imposible. El técnico recibió la recomendación de no exponer su prestigio apareciendo al lado de un personaje tan cuestionado y por eso salió a anunciar su continuidad acompañado por dos miembros de su comando: Néstor Bonillo y Sergio Santín. Existe una fotografía privada en la que aparecen Oviedo y Matute junto a Gareca al momento de firmarse el contrato sobre cuya difusión tuvieron que hacer desistir a Oviedo. 

¿Cuál es el límite de afectación al fútbol peruano? Una breve enumeración de lo que se viene: el Mundial Sub 17 está en riesgo de cancelación porque fuentes del Gobierno anuncian que el presidente Vizcarra no está dispuesto a correr el riesgo de darle US$ 20 millones a una FPF cuyo titular está ligado a un caso de corrupción; existen comisiones descabezadas por las renuncias y los primeros nombramientos digitados por Oviedo tendrán poco oxígeno; la comisión que debe dirigir el torneo local carece de dirigentes y existe una pugna entre los clubes y la FPF; la construcción de la nueva Videna en Chaclacayo tiene pendiente conocer el rol que tuvo el apresado Antonio Camayo y cómo fue la supuesta licitación nunca hecha pública. La lista es mayor, sin contar el proceso penal que Oviedo enfrenta en Chiclayo bajo el cargo fiscal de presunto crimen organizado y el que se ha de generar por el tema de los audios. Curiosa paradoja la que vive hoy el fútbol peruano. 

Lo más visto
Más en somos