Módulos Temas Día

Más en Archivo

El centenario del poeta vanguardista Guillaume Apollinaire

El 9 de noviembre de 1918, hace 100 años, murió el poeta Guillaume Apollinaire. Fue el creador de los caligramas y el que primero usó el concepto de surrealismo en una obra teatral.

Guillaume Apollinaire

(Foto: Archivo)

Nació con el nombre de Wilhelm Albert Włodzimierz Apolinary de Kostrowicki, en Roma, Italia, el 26 de agosto de 1880, pero se volvió francés poco antes de la Primera Guerra Mundial, ya con el nombre con que se hizo famoso: Guillaume Apollinaire.

Poeta, narrador y ensayista de carácter simbolista en su primera etapa, fue -sobre todo- un experimentador de las formas verbales. Viajó y trabajó en tierras alemanas y francesas, convirtiéndose en un hombre-orquesta, un emprendedor literario nato que encontró en París, la ciudad ideal para alternar con los hombres y las mujeres más creativos de comienzos de siglo.

Estos creadores, como el mismo Apollinaire, trabajaron en cada acto público y en cada palabra y frase lo que sería conocida como la primera etapa del movimiento vanguardista. Fue, además, un pionero al mencionar un concepto cercano al “surrealismo” en una obra de teatro vanguardista, “Drama superrealista” (1917) aun en plena guerra. También fue autor de la novela “El poeta asesino” (1916).

Guillaume Apollinaire

(Foto: Archivo)

Un momento clave en su vida fue, justamente, el inicio de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), un hecho brutal, inhumano y violento, el peor que se había vivido hasta entonces.

Ese suceso bélico fue un detonador para su libro “Caligramas” (1918), donde expresó un delicado lirismo junto con una poderosa manera de visualizar un sentimiento. Lo llamó "caligrama" y en ese arte fue un admirable maestro.

En una columna de setiembre de 2002, en la revista “El Cultural”, el escritor español Francisco Umbral recordó algunas excentricidades del poeta francés: “Guillaume Apollinaire se decía hijo de un Papa o de un Cardenal. Y también decía que había robado la Gioconda del Louvre y la había tenido escondida en su casa. Lo del robo es cierto. Lo que no está tan claro es que el ladrón fuese Apollinaire”.

Cosas como esas pintaron de excentricidad su varias biografías, dándole un aire mítico a su imagen de eterno creador literario.

Guillaume Apollinaire murió el 9 de noviembre de 1918, tras sufrir un proceso gripal que se complicó mortalmente, pocos días antes del final de la “Gran Guerra”.

Tags Relacionados:

Guillaume Apollinaire

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada