Módulos Temas Día

Más en Archivo

Cristo Morado: Historias de Archivo

Desde el siglo XVII la imagen del Cristo Morado recorre Lima, y detrás de esta larga historia han quedado algunos episodios dignos de rescatar de los archivos.

SDLM

Postal del 18 de octubre de 1982. (Foto: Archivo Histórico El Comercio)

La historia es conocida. La imagen más venerada por los limeños el mes de octubre fue pintada por un esclavo anónimo. En 1655 un terremoto golpeó Lima, pero el muro en donde había quedado grabada la imagen permaneció intacto. Desde allí fue motivo de reverencia y admiración.

Sus seguidores crecieron rápidamente, tanto así que en 1687 fue reproducida la imagen para ser llevada en procesión. Desde esa época Lima ha sido el escenario de esta expresión popular de fe.

Esos recorridos han sido cubiertos por la prensa desde hace más de un siglo, y especialmente por El Comercio. De nuestros archivos extraemos algunos sucesos curiosos e interesantes ocurridos con esta secular procesión en los últimos 50 años.

El Cristo de los 77

El 29 de octubre de 1971, durante la dictadura de Juan Velasco Alvarado, el Perú organizó la Cumbre del llamado “Grupo de los 77”. Para esa época, los 77 ya eran 95 naciones en desarrollo, y sus respectivas banderas formaban un pasillo multicolor a ambos lados de la avenida Tacna, donde estaba ubicado el edificio que albergaba la conferencia.

La imagen del Cristo de Pachacamilla pasó en medio de los emblemas nacionales en el mismo momento en que los ministros de todos estos países desarrollaban uno de sus encuentros. “El Señor pasó frente a los 77”, tituló El Comercio en su portada.

SDLM

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

El Niño y el Señor

El 2 de mayo de 1983, la venerada imagen del Señor de los Milagros realizó un recorrido especial por las calles de la capital. El Perú estaba sacudido por las lluvias e inundaciones que nos había traído un niño poco corriente. El Cristo de Pachacamilla se encaminó hacia la Plaza de Armas acompañado de una generosa multitud.

Allí se detuvo en el atrio de la Catedral, donde participó de una sentida misa realizada por el cardenal Juan Landázuri Ricketts. El primado de la Iglesia pidió por las víctimas y damnificados, y solicitó en la homilía que se emprenda una campaña de solidaridad para ayudar a los connacionales afectados por los desastres naturales.

Solamente en dos ocasiones anteriores el Cristo Morado había salido en una fecha distinta al mes de octubre. Esto había ocurrido en los años 1955 y en 1967.

Fe y terrorismo

Algunos días antes se había producido un ataque más de Sendero Luminoso. El objetivo había sido la sede de IBM en La Molina. El 12 de octubre de 1985 el ministro de Justicia informaba que hasta esa fecha eran 350 las bajas de las fuerzas armadas y policiales desde que en 1980 el terrorismo le había declarado la guerra al país.

El día 18, como era tradicional, se produjo la salida del Señor de los Milagros. La imagen llegó hasta la Plaza de Armas, donde fue homenajeada por el presidente aprista Alan García, el alcalde izquierdista Alfonso Barrantes y el cardenal Juan Landázuri Ricketts.

“El cardenal fue el único que habló, pidió al Señor ayuda y fortaleza para los peruanos, en esta época de crisis, violencia, secuestros y muerte”, publicó el Decano.

SDLM

Postal del 31 de mayo de 1990. (Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Recorrido extraordinario

En el marco de las elecciones presidenciales de 1990 se produjo una salida extraordinaria del Señor de los Milagros. Eran los días previos a la realización de la segunda vuelta electoral, que disputaban Mario Vargas Llosa del Fredemo y Alberto Fujimori de Cambio 90.

“Una impresionante multitud de fieles se volcó el 31 de mayo a las calles céntricas de Lima, acompañando con profunda devoción y recogimiento a las imágenes de la Virgen de la Evangelización y del Señor de los Milagros, en un acto de reafirmación de la fe católica y de homenaje a la Madre de Dios”, informó El Comercio

Estos actos fueron convocados para reafirmar la religiosidad de los católicos y resaltar la devoción a la Virgen, ante la actitud de ciertas agrupaciones religiosas que se pronunciaron contra los cultos a María y a las procesiones.

Como se recuerda, durante aquella campaña los evangelistas habían brindado su apoyo a la candidatura de Fujimori.

SDLM

El 27 de octubre de 1996 el Cristo Morado fue llevado a bordo del 'Nazareno móvil' para reunirse con unos 150 mil fieles en Villa El Salvador. (Foto: Dante Piaggio / Archivo El Comercio)

Acortando las distancias…

Un caso singular se produjo el 13 de octubre de 1996, cuando la imagen sagrada del Señor de los Milagros recorrió desde las 6:30 de la mañana seis centros de salud de Lima a bordo del “Móvil Nazareno”, que lo transportó hasta los hospitales Dos de Mayo, Neoplásicas, Policlínico Angamos, Hogar de la Madre, de la Fuerza Aérea y el Hospital Rebagliati.

Era la primera vez que el Cristo de Pachacamilla utilizaba una unidad de transporte especialmente acondicionada para cubrir tramos más largos en menos tiempo.

El día 27 de octubre la travesía fue de 40 kilómetros. Esa distancia fue la que viajó el Cristo Morado para reunirse con unos 150 mil fieles en Villa El Salvador. La venerada imagen fue cargada en hombros de sus emocionados fieles y los arenales se colmaron de flores como no se había visto antes.

El alcalde Michel Azcueta le confirió la Medalla de la Paz, como un reconocimiento y gesto de gratitud al Cristo de Pachacamilla que, por primera vez, llegaba hasta Lima Sur para encontrarse con los habitantes de ese distrito.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada