Módulos Temas Día

Más en Archivo

El fascismo oscurece Europa

Un día como hoy de 1937, el líder fascista Benito Mussolini se mostraba solidario con la Alemania de Adolfo Hitler. Eran tiempos de preguerra y la prensa ya era un termómetro para medir la coyuntura política.

Benito Mussolini

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Durante la conmemoración del decimoquinto aniversario de la “Marcha sobre Roma”, Benito Mussolini pidió que “se devuelva a Alemania su sitio bajo el sol africano”, según publicó El Comercio en su edición del 28 de octubre de 1937. Hace exactamente 80 años, la prensa ya era un termómetro para medir la temperatura política del momento. En medio de un período de preguerra, Europa se oscurecía ante el apogeo incontenible del fascismo italiano, que impetuoso y envalentonado, se mostraba solidario con Alemania.

“En el Estadio Olímpico de Roma, y ante una concurrencia de 200.000 almas, el jefe del gobierno italiano, Benito Mussolini, ha apoyado las reclamaciones coloniales de Alemania –gobernada por Adolfo Hitler- y ha afirmado que se debe extirpar el bolcheviquismo de Europa y darle sitio a Alemania bajo el sol colonial, si se quiere mantener la paz en el viejo mundo”, dice la nota.

“Deben revisarse algunas de las absurdas cláusulas de los tratados de paz. Es necesario que un gran pueblo, como el alemán, vuelva a tener el lugar que le corresponde, y que ya tuvo, bajo el sol africano”, dijo “El Duce”.

Mussolini aseveró que “el lema en el décimo sexto año del fascismo es la paz. Mucho uso y abuso se ha hecho de esta palabra por las plañideras y tituladas democracias reaccionarias, pero cuando la pronuncian nuestros labios, los labios de quienes han luchado y están listos a luchar de nuevo, esta palabra adquiere su verdadera definición humana, solemne y original. Porque para obtener una paz duradera, es necesario eliminar el bolcheviquismo de Europa”.

El singular concepto de paz de “El Duce” no debe extrañar. Fue bajo esa particular forma de enfocarlo que Italia invadió Etiopía en 1935; y luego haría lo mismo en 1940 con Grecia, durante la Segunda Guerra Mundial.

Su amenaza al “bolcheviquismo” -o bolchevismo-, está claramente dirigida al movimiento político que se había impuesto en Rusia desde 1917.

La nota titulada “Discurso de Mussolini en la conmemoración de la marcha sobre Roma” estaba acompañada de dos fotos del político italiano. Al final la información indica: “Mussolini dijo que la presencia de la delegación oficial nazi, que preside Rudolf Hess, ha demostrado el lazo cada vez más estrecho que une a los dos pueblos”. Esta frase no era más que la reverencia ante un aliado poderoso, que en menos dos años estaría incendiando el viejo continente, tras la invasión a Polonia, en 1939.

Recordemos que un mes antes de este discurso, entre el 24 y 29 de setiembre, Mussolini había realizado una visita oficial a territorio alemán, la cuna del nazismo. Su alocución, leída en el idioma local, fue una vehemente y exaltada prédica ante una multitud enfervorizada, que lo interrumpió muchas veces con aplausos y arengas. Antes, en 1936, ambas potencias habían constituido el Eje Roma-Berlín.

Tags Relacionados:

Fascismo

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías