Módulos Temas Día

Más en Archivo

Insólita cirugía de cabeza en Londres

Los avances de la ciencia médica suelen empezar con proezas inimaginables, como la que a continuación recordamos.

Cirugía

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

archivo

Aunque se asemeja a una historia extraída de un cuento de terror, lo cierto es que lo acontecido en 1997 se acerca más a una hazaña científica. Nos referimos a la arriesgada intervención quirúrgica que realizó el doctor Steve Gill, quien tuvo que –literalmente- separar la cabeza del cuerpo de su paciente, para poder enmendar una deformación de su cuerpo, que no la dejaba vivir con normalidad.

La operación sin precedentes, ejecutada por el cirujano británico, fue divulgada por los periódicos de Londres el 13 de setiembre de 1997. Al día siguiente el diario El Comercio ya la tenía en su primera plana. La paciente, Bridget Fudgell, se sometió a la cirugía para corregir un defecto físico que la obligaba a mantener el rostro siempre mirando hacia el piso.

En una operación de 17 horas, el cirujano procedió a separar la cabeza de la columna vertebral de la ex secretaria de 36 años, y la dejó conectada al cuerpo solo por la espina dorsal, las arterias principales y la piel de la nuca. Luego, “Gill hizo una hendidura en la base del cráneo y otra en la primera vértebra, y colocó de nuevo la cabeza con una plancha de metal y dos tornillos”, informó el Decano.

Fudgell sufría de un trastorno óseo reumático denominado “espondilitis anquilósica”, que le calcificaba progresivamente los huesos con la columna vertebral. Pero todo empeoró después de una caída en la que se fracturó el cuello. La mujer quedó con la cabeza inclinada permanentemente hacia abajo.


La paciente contó que se sintió temerosa al enterarse de los detalles de la cirugía, pero agradeció a Gill el cambio que había dado a su vida. “Me había convertido en una reclusa, con demasiado temor para salir y cruzar la calle, porque no podía ver de frente. Las tareas cotidianas me resultaban imposibles”, dijo Fudgell.

“Fue algo muy delicado, se trabajó un área de vasos sanguíneos vitales para el cerebro y la médula espinal”, dijo Gill. El médico realizó la operación en febrero de 1997, pero no la presentó a la Sociedad Británica de Neurocirujanos hasta los primeros días de setiembre.

El cirujano explicó, finalmente, que “hay un punto donde la cabeza está relativamente poco sujeta al cuello y hay que empezar a darle vueltas para evitar hacer presión en alguna de estas estructuras. Ese es el momento delicado”.

Tags Relacionados:

ciencia

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías