Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Especiales

Lima bajo las aguas oscuras

Aniego

El 18 de junio de 1964 una rotura de tuberías inundó la avenida República de Panamá, en Surquillo. La avenida era un río, con una profundidad de 10 cm. (Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Lima ha cumplido 484 años de fundación española, en medio de tuberías rotas en San Juan de Lurigancho, el distrito con más habitantes del país (más de un millón de personas).  

Estas roturas provocaron la inundación catastrófica de una zona importante de ese sector de la ciudad, lo que generó una emergencia sanitaria sin precedentes en la historia de la capital.  

Pero Lima soportó especialmente desde los años 60 otros muchos aniegos, que a veces llegaron a convertirse en incontrolables inundaciones. Ante ello, el diario “El Comercio” realizó numerosas campañas periodísticas que confrontaban el problema de forma integral.

En la década de 1980 el asunto fue tan grave que los reportajes del diario llegaron a conclusiones precisas que determinaron técnicamente que las causas de este desastre se debían a la falta de limpieza de las tuberías, a un descuido por años en el mantenimiento del sistema de alcantarillado y a las pocas reparaciones de las antiguas tuberías que recorren la ciudad.

Década tras década, el problema se repite en esta antigua Ciudad de los Reyes y de las aguas.

Aniego

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

El 28 de diciembre de 1966, torrentes de agua de regadío cubrieron la plaza Grau y sus inmediaciones, frente al Museo de Arte de Lima. El Paseo Colón también mostró una gran congestión vehicular. Era común en los medios de comunicación de esos años comparar lo que ocurría en Lima con el nivel elevado de las aguas en “Venecia”.

Aniego

(Foto: Miguel Bellido/ Archivo El Comercio)

El 23 de diciembre de 2002, un camión fue tragado en Puente Piedra por un forado que se formó tras una explosión de una tubería matriz. El agua corrió por doce manzanas del distrito. Fue tan grave la inundación que se veía a numerosas familias con bolsas de arena y piedras, tratando de evitar que las aguas penetraran en sus viviendas. Pero todo fue inútil.

Aniego

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

“Aniego gigante en Canto Grande”, tituló El Comercio el 19 de noviembre de 1978. A la vista, unos niños contemplaban absortos una laguna de aguas negras que abarcó cuatro cuadras de la avenida Canto Grande. Esos niveles de inundación solo se podían entender debido a la rotura de una tubería central en esa zona del distrito de San Juan de Lurigancho.

Aniego

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Un tremendo forado en la esquina de las avenidas Tacna y Emancipación fue generado por el colapso de una tubería matriz, el 29 de enero de 1991. Los técnicos de Sedapal informaron entonces que la situación ocurría por la explosión de viejas tuberías o de tuberías arregladas provisionalmente, las cuales no resistieron la presión del agua. El hueco era tan impresionante que parecía un “cráter lunar”.

Aniego

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

La Vía Expresa, a la altura del puente Angamos, el 4 de agosto de 1971, lució completamente inundada. Eran aguas de regadío que provenían de un canal atorado en La Victoria. La inundación desde el puente Angamos hasta el puente Ricardo Palma en Miraflores, provocó el cierre de la importante vía durante todo el día.

Aniego

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

En 1962 los aniegos en distintas zonas de la capital no daban tregua a los limeños. Esta postal no solo registra el aniego producido en La Parada, sino el ingenio de este carretillero que cobraba 50 centavos por llevar peatones de una acera a otra.

Aniego

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

El 15 de febrero de 1962 las aguas de una acequia inundaron el jirón Buenaventura Aguirre en el tradicional distrito de Barranco. Los vecinos denunciaron que esta situación se repetía constantemente porque la acequia, ubicada en el jirón Rosendo Velarde, no había sido canalizada.

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada