Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal
en vivo

Especiales

El Skylab: la estación espacial que amenazó a la Tierra

Skylab

Cuando los restos del Skylab llovieron sobre la superficie terrestre, un total de 20 toneladas de metal carbonizado se dispersaron sobre 5.920 kilómetros del océano Índico.

Convertido en una bola de fuego, el Laboratorio Espacial Skylab se precipitó sobre la Tierra el 11 de julio de 1979. Varias toneladas de su estructura se derritieron y se hundieron en el océano Índico, mientras otras miles de piezas, algunas de considerable tamaño, descendieron en territorio australiano.

Aunque nuestro planeta está expuesto al impacto de asteroides o meteoritos –uno de ellos cayó en Chelyabinks, Rusia, en 2013-, a veces olvidamos que son las máquinas creadas por el propio hombre, y que giran alrededor de nuestro planeta, las que podrían transformarse en un peligro para los seres humanos.

Lo que pasó hace 40 años es un buen ejemplo de esa amenaza. Desde principios de julio de 1979, los medios de comunicación del mundo alertaron de la inevitable caída del laboratorio espacial Skylab, lanzado por Estados Unidos a inicio de los años setenta.

Skylab

El 14 de mayo de 1973 empezó la desafortunada travesía del Skylab, que viajó al espacio gracias al cohete Saturno V.

Misión complicada desde el principio

El 14 de mayo de 1973 empezó la desafortunada travesía del Skylab, que viajó al espacio gracias al cohete Saturno V: “Fue colocado en órbita el laboratorio espacial norteamericano Skylab”, tituló El Comercio al informar sobre el lanzamiento de la estación espacial, que desde las primeras horas presentó problemas en sus fuentes de energía eléctrica.

Para corregir los desperfectos se enviaron el mismo año hasta tres misiones: en mayo, julio y noviembre. Sin embargo, no se obtuvo resultados positivos. En 1974 la estación espacial fue abandonada y se pronosticó, de acuerdo a su secuencia de órbita, que recién tocaría la Tierra en 1983. Pero los cálculos resultaron errados.

En miles de pedazos

Cuando el centro de mando en Houston comprobó que los fragmentos de la nave caerían sobre Canadá, transmitió a las computadoras de la Estación Espacial la orden de retrasar su ingreso a la atmósfera terrestre, desviando así su ruta hacia el océano Indico.

Sobre los cielos de Sidney, un día antes de chocar contra nuestro planeta, una espectacular visión del paso del Skylab fue observada por sus habitantes, quienes lo compararon con luminosos fuegos artificiales.

Cuando los restos del Skylab llovieron sobre la superficie terrestre, un total de 20 toneladas de metal carbonizado se dispersaron sobre 5.920 kilómetros del océano Índico.

Skylab

El Comercio informó detalladamente sobre el destino de la estación espacial Skylab al reingresar a la atmósfera de la tierra.

Aunque las piezas más grandes cayeron dentro de una franja de unos 160 a 320 kilómetros, en la ciudad de Perth, en Australia. A pocas horas de su contacto con la Tierra, la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio) indicó que no existían daños materiales o heridos.

Pasadas las horas de incertidumbre, y en algunos casos de pánico, coleccionistas, curiosos y amantes de la ciencia, “salieron de cacería” para obtener alguno de los preciados trozos de la “chatarra espacial”. Esto sucedió en el sureste australiano, donde cayeron las partes de mayor tamaño.

El presidente estadounidense, Jimmy Carter, se disculpó ante el Gobierno australiano por el “contratiempo tecnológico-científico”.

Por su parte, la NASA aceptó su error por no haber previsto que el laboratorio espacial caería en Australia. El punto de impacto con la atmósfera fue al sur del Atlántico, pero los restos demoraron demasiado en llegar a la Tierra y los trozos más grandes cayeron en aquel país.

Finalmente, el Mando de Defensa Aérea Norteamericano (NORAD), confirmó que los fragmentos gigantes del Skylab impactaron cerca de la ciudad australiana de Kalgoorlie, de 20.000 habitantes, sin que se produjeran víctimas.

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada