Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal
empresariodetuempleo

Cómo decir "me voy"

El tema de hoy, es un poco polémico: cómo decir "me voy". Pero es que cuando uno renuncia a un trabajo, es muy importante que lo haga bien. La vida da vueltas y uno nunca sabe cuándo va a tener que estar sentado frente al jefe al que hoy le estamos renunciando, en una situación distinta. La renuncia tiene que estar muy bien preparada. No puede ser jamás fruto de un mal momento, de una pelea, una discusión o sentirse mal. Una renuncia emocional, siempre termina mal para todas las partes. Hay que actuar responsablemente hasta el último instante. Y eso pasa por pensar: ¿en qué momento estoy renunciando? ¿cómo está la compañía ahora? Pensar en cómo mi partida puede afectar en algo a la organización. Luego, hay que pensar a quién debemos entregarle la renuncia. Lo natural, normalmente es hacerlo con el jefe directo, a quien reportamos. A veces las relaciones no son tan buenas y quizá por eso uno se quiera ir. Pero hay que tener claro que el momento de la renuncia no es para tomar venganza, ni decirle al jefe todas las cosas que no le dijimos en el pasado. Es un momento de comunicar una decisión profesional tomada, la cual tiene que ser ejecutada buscando dañar lo menos posible la organización. <iframe width="420" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/paII3l17Tgc" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El tema de hoy, es un poco polémico: cómo decir “me voy”. Pero es que cuando uno renuncia a un trabajo, es muy importante que lo haga bien. La vida da vueltas y uno nunca sabe cuándo va a tener que estar sentado frente al jefe al que hoy le estamos renunciando, en una situación distinta. La renuncia tiene que estar muy bien preparada. No puede ser jamás fruto de un mal momento, de una pelea, una discusión o sentirse mal. Una renuncia emocional, siempre termina mal para todas las partes. Hay que actuar responsablemente hasta el último instante. Y eso pasa por pensar: ¿en qué momento estoy renunciando? ¿cómo está la compañía ahora? Pensar en cómo mi partida puede afectar en algo a la organización. Luego, hay que pensar a quién debemos entregarle la renuncia. Lo natural, normalmente es hacerlo con el jefe directo, a quien reportamos. A veces las relaciones no son tan buenas y quizá por eso uno se quiera ir. Pero hay que tener claro que el momento de la renuncia no es para tomar venganza, ni decirle al jefe todas las cosas que no le dijimos en el pasado. Es un momento de comunicar una decisión profesional tomada, la cual tiene que ser ejecutada buscando dañar lo menos posible la organización.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ