Módulos Temas Día
Administra tu carrera y tu marca personal

La mirada de los otros

El mercado laboral está muy activo y movido. No lo veíamos así desde hace muchos años. Sin embargo, las competencias y los perfiles buscados hoy son muy diferentes. Han cambiado las prioridades y expectativas. Hoy los ejecutivos más buscados no lo son solo porque agregan valor y cumplen las metas, sino porque lo hacen manteniendo excelentes relaciones interpersonales a todo nivel con integridad y logrando la satisfacción de su personal; es decir, creando un excelente clima laboral en la organización. Hoy los exitosos son quienes incorporan la mirada de los otros en su desempeño. ¿Otros?, dirá usted, ¿qué otros? Pese a que a muchos todavía le resulta difícil de aceptar, lo que opinan sobre nosotros nuestros clientes, contactos, proveedores, jefes, pares y, especialmente, subordinados, es decir, nuestra reputación, impacta directamente en nuestra carrera. Eso explica que las encuesta de clima laboral y las "mediciones en 360 grados" sean componentes de creciente importancia en las evaluaciones de desempeño de cada vez más empresas. Seguir leyendo...

La pasión en el trabajo

Sin duda, la gente apasionada con lo que hace no es solo la más satisfecha, sino la que logra los mejores resultados. Esto es así en el deporte, en el arte y, por supuesto, en el trabajo. Sin embargo, es lamentable ver cómo la crisis económica, la desconfianza en el sistema y la limitada oferta laboral llevan a muchos a conformarse con tener un trabajo cualquiera, abandonando pasivamente sus sueños, sus metas y, lo que es peor, su lealtad a sí mismos. También es cierto que muchas empresas retienen a sus empleados simplemente porque estos no tienen adónde ir. Y así, creen innecesario motivarlos, desarrollarlos, respetarlos o siquiera comprometerlos. En suma: olvidan el impacto de apasionar a su gente. Estas son empresas menos desarrolladas culturalmente que poco se preocupan por tener empleados satisfechos, creyéndolo un lujo innecesario, y limitando no solo el crecimiento de su gente, sino su propio desarrollo y el cumplimiento de sus metas de negocio. Estas organizaciones creen que la satisfacción y la pasión son componentes poco importantes del esfuerzo laboral, sin comprender que, justamente, la pasión por lo que uno hace es lo que genera los grandes aportes, las ideas innovadoras, y consigue esfuerzos y resultados extraordinarios. Seguir leyendo...

Todos los trabajos son temporales

Nadie ni nada puede garantizarnos un trabajo seguro ni mucho menos uno para toda la vida. El trabajo nos define, permite saber quiénes somos y nos da una sensación de pertenencia y seguridad a la que nos acostumbramos con facilidad. Esa situación, sin embargo, puede cambiar en cualquier momento, de imprevisto y por razones que muchas veces no tienen nada que ver con nuestra lealtad o 'performance'. Y cuando lo perdemos, el impacto puede inducirnos a cometer errores que nos terminan alejando del mercado laboral: Seguir leyendo...

La lealtad a uno mismo

La lealtad a uno mismo en la vida profesional es una de las metas más difíciles de alcanzar. Sin embargo, es esta, precisamente, la que define nuestros niveles de éxito laboral, satisfacción personal y de empleabilidad en el mundo del trabajo competitivo. Ser leal a uno mismo implica definir lo que para nosotros significa el éxito, fuera de cualquier paradigma o estereotipo. Así, definir nuestras metas personales y lo que realmente deseamos lograr en nuestra vida profesional es el primer paso en este camino. Luego, es fundamental entender qué es lo que realmente nos apasiona, para conjugarlo con nuestros talentos, valores y habilidades naturales. Puede sonar idealista buscar la felicidad profesional de esta manera, pero nadie puede ser exitoso haciendo trabajos que no le apasionen o gusten por encima de otras cosas. Seguir leyendo...

Éxito, sin culpas ni disculpas

Mucha gente asocia el éxito con las expectativas que otros tienen sobre nosotros o, peor aun, con estereotipos impuestos por diversas culturas y sociedades. Se establecen parámetros sociales: dinero, fama, riqueza, poder, popularidad, contactos y relaciones; y para muchos es impensable considerar a alguien exitoso si no tiene varios de estos 'atributos'. Y claro, siendo esto tan externo y material, puede despertar desconfianza -cuando no envidia- en quienes no lo tienen. El éxito, sin embargo, para muchos es algo muy personal y no necesita de la aprobación de nadie. El éxito está directamente vinculado a los valores, prioridades y expectativas personales de cada quien y, por tanto, no necesita reconocimientos externos para validarlo y, mucho menos, disfrutarlo. Es más, la íntima experiencia del éxito personal no requiere audiencia ni aprobación alguna, salvo la compañía sonriente de quienes nos quieren de verdad. Seguir leyendo...

Hoy en portada

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos