Redacción EC

Además del Golden Gate, la ciudad de cuenta con otro puente igual de imponente, aunque es menos famoso. Se trata del puente de la Bahía de San Francisco-Oakland, una estructura de acero de 7.200 metros, inaugurado en 1936 luego de tres años de construcción. La monumental obra fue diseñada por el ingeniero civil Ralph Modjeski.

Este puente es el encargado de conectar San Francisco y la localidad de Oakland, en Estados Unidos, pasando a través de la isla de Yerba Buena mediante un túnel. Cada día permite el desplazamiento de más de 240 mil automóviles. No está autorizado el paso de peatones, ciclistas u otro tipo de medios de transporte.

Destaca por la prolongación de tres tramos de infraestructura enlazados, uno tras otro. Así, el tramo que une San Francisco con la isla de Yerba Buena (su imagen más conocida) funciona a través de dos puentes colgantes unidos mediante un apoyo central, que le da continuidad al conjunto.

-RESTAURACIÓN-

El 17 de octubre de 1989, San Francisco sufrió uno de sus terremotos más devastadores. Un sismo de 6.9 grados en la falla de San Andrés acabó con cientos de vidas y afectó la infraestructura de la ciudad. Una parte del puente de la Bahía colapsó, por lo que se tuvieron que hacer trabajos de refacción.

Un consorcio entre American Bridge Company y Fluor Corporation fue seleccionado para reconstruir el puente. Tras un mes de reparaciones se volvió a abrir al tráfico y el departamento de transportes de California, Caltrans, puso manos a la obra para realizar un megaproyecto de reparación de todos los puentes que cruzan la bahía de San Francisco.

En 1996 se iniciaron los trabajos de la nueva obra y tuvo una duración de seis años. En un principio, el presupuesto era de US$ 1000 millones, pero este se incrementó llegando a la suma de US$ 6400 millones

La parte oeste del puente se modificó sustituyendo medio millón de roblones por un millón de tornillos de alta resistencia, y se añadieron casi 8 mil toneladas de acero. La parte oriental del puente, que conecta la isla de Yerba Buena y la ciudad de Oakland, se decidió reemplazarla y construir una que fuera capaz de resistir un terremoto por un periodo de 1500 años.