Redacción EC

Este domingo se juega una nueva edición del superclásico español entre y . Ambas escuadras chocarán en el mítico Santiago Bernabéu, el coloso deportivo que ha sido testigo de los eventos futbolísticos más importantes, como la final de la Copa del Mundo de 1982 y cuatro finales de .

El estadio se inauguró el 14 de diciembre de 1947 y, a lo largo de su historia, ha pasado por varios procesos de remodelación y ampliación. A continuación, presentamos algunos datos poco conocidos de este templo del fútbol mundial.

NO SIEMPRE SE LLAMÓ SANTIAGO BERNABÉU

En un principio, simplemente se hacía llamar “Estadio Real Madrid Club de Fútbol”. Incluso, muchos de los aficionados madrileños lo llamaban "Nuevo Estadio Chamartín", debido a que se construyó en los terrenos colindantes del viejo Estadio de Chamartín, obra del arquitecto José María Castell. Sin embargo, en 1955, se decidió que adoptara un nuevo nombre en honor al artífice del estadio: Santiago Bernabéu.

Bernabéu fue un futbolista, entrenador y presidente del Real Madrid Club de Fútbol. Ha sido el mandatario que más temporadas ha estado al frente del equipo madrileño, al presidirlo durante 35 años. Es considerado el presidente “más carismático e importante” de la historia de la casa blanca.

LLEGÓ A TENER CAPCACIDAD PARA 125 MIL ESPECTADORES

En 1953, apenas cinco años después de su inauguración, se iniciaron las obras de remodelación del recinto. Esto debido a la gran demanda de entradas por parte de su hinchada. De esta manera, se construyó un tercer anfiteatro en el lateral este añadiendo una grada en la zona la calle Padre Damián (conocida popularmente como "gallinero"), pasando su aforo a 125 mil espectadores.

En la década del ochenta, sin embargo, la FIFA obligaba a tener la mitad del aforo de asientos. Por esa razón, el estadio vio reducida su capacidad a 90 800 espectadores. Con el pasar de los años, las nuevas normas de seguridad implantadas por la UEFA hicieron que el espacio se redujera aún más.

PASARÁ POR UNA NUEVA ETAPA DE REMODELACIÓN

Desde su inauguración, el Santiago Bernabéu nunca ha dejado de modernizarse. Según los medios españoles, para los próximos años está prevista una reforma que lo convertirá en “el mejor estadio del mundo”. Entre otras áreas, alojará en su interior zonas comerciales, de ocio y hasta un hotel. En cuanto a la arquitectura, tendrá una cubierta retráctil que permitirá disfrutar de eventos deportivos y culturales de todo tipo.

La ampliación también incluye la creación de mil plazas reservadas para personas con discapacidad y las mejoras en accesibilidad mediante escaleras mecánicas y ascensores. La inversión será de 575 millones de euros y se pagará en un plazo de 35 años.