Redacción EC

Los tallos de la planta de bambú son rígidos, largos y rectos, cualidades que los hacen atractivos para la creación de pisos. Luis Enrique Díaz, especialista de Decomaderas, explica que para obtener la misma dureza que la madera, las láminas de este material se deben encolar y prensar. 

De la forma de ubicar los bambús al momentos de compactarlos, dependerá su fortaleza, así se podrán conseguir pisos de tránsito medio y tránsito alto. Las piezas cuentan con un preacabado de poliuretano; y sobre este, una capa de acrílico con protección ultravioleta, lo que prolonga su duración.

Para su instalación, no es necesario empernar ni emplear pegamento. Caterina Chiabra, de Decor Center, sugiere apostar por el proceso de instalación flotante, que consiste en colocar una base de plástico y espuma adhesiva especial, que garantiza su colocación. Deja reposar por un día antes de caminar sobre el piso. Las tablas deben tener una separación de 3mm entre sí, con el fin de evitar que se estropeen los bordes. 

Repite el procedimiento dejando un día. Si deseas hacer una limpieza más profunda, trapea con una mezcla de agua y vinagre blanco, luego seca. Hazlo dos veces a la semana. Recuerda no dejar ni un rastro de líquido, pues, de lo contrario, el revestimiento puede honguearse y tendrás que cambiar la pieza. 

TAGS RELACIONADOS