Redacción EC

Una pincelada de color a tus espacios llega de la mano de cuadros, fotografías y esculturas. Esto, además de proveer arte y darle personalidad al lugar, la convierte, sin lugar a dudas, en el centro de atención.

Antes de elegir la pieza de arte, primero debes elegir las tonalidades según el revestimiento y color de las paredes. Los cólores cálidos por ejemplo, se lucen en materiales fríos. Sin embargo, si en el espacio abundan los tonos fuertes, un cuadro en blanco y negro, le dará el toque perfecto.

TAGS RELACIONADOS