Una forma de agregar color y alegría a tu casa es integrando juguetes. “Pueden ser vintage, actuales o de colección, incluso pueden estar transformados en un objeto utilitario, como un perchero o maceta”, indica Michela Casassa, de Cuatro en un Baúl. 

Por ejemplo, los peluches, carros antiguos de metal y muñecos de madera o plástico cumplen con este propósito. El interiorista Carlos Oneto sugiere ubicar los juguetes en repisas de tonos claros (blanco, beige, crema) o de madera natural para que sus colores destaquen. “Si quieres darles más protagonismo, coloca spots dirigidos”, añade. 

Otro modo de incluir los juguetes es a manera de cuadros. Coloca los carritos, muñecos o accesorios de juegos de azar en una plancha de madera pintada, adhiérelos con silicona y manda a enmarcar la pieza. Además, estos objetos complementan la ‘deco’ al intercalarlos con esculturas de porcelana o madera en tu casa.

También puedes convertirlos en macetas. Usa plantas de raíces cortas, como las crasuláceas y suculentas. De Two Trees Botanicals (Estados Unidos).

Transfórma los juguetes en piezas utilitarias. Pega muñecos de fulbito de mesa o  trompos a una placa delgada de madera con un adhesivo instantáneo, y usa esta pieza para colgar tus bufandas o sombreros. También, emplea los animales de plástico para decorar las tapas de los frascos de la cocina.

 

TAGS RELACIONADOS