Simpleza y funcionalidad son dos atributos que se distinguen en una casa con aire masculino. “Son ambientes casuales y sobrios, de líneas rectas y tonalidades oscuras, donde el mobiliario es generalmente el necesario, no más”, refiere María Eugenia Samanez, docente de la carrera de Diseño Profesional de Interiores de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

En una casa de toque masculino priman los colores oscuros, especialmente el negro, azul marino y café para dar carácter al ambiente. Puedes darles suavidad, agregando notas de beige, crema y gris claro. La arquitecta Inés Sevilla señala que es posible introducir algún detalle de color, como el rojo, amarillo o naranja, pero únicamente en pequeñas dosis. Úsalos en cuadros, lámparas, piezas escultóricas o cojines, para que el espacio no luzca lúgubre. 

Un elemento predominante en este tipo de casa es el cuero en color negro, blanco o café en sus diversas presentaciones (liso, envejecido o con pelo), ya sea en una butaca, chaise longue o un revistero.  También los tapices lisos (lino y chenille), con poca textura y de tonos enteros, en sofás de más de dos cuerpos.

Otros materiales idóneos
Los materiales sólidos y fríos, como el cemento pulido, el concreto y el ladrillo expuesto funcionan para irradiar un aire masculino, por su fuerza y personalidad. Los elementos metálicos (oro, plata y cobre) en accesorios, pueden incluirse para añadir luminosidad y cuotas de color. La madera oscura (teca, wengue y nogal) puede estar en muebles de cocina; y el granito negro, acero y hierro fundido en tableros de baño.

El estilo industrial encaja perfectamente con este tipo de casa. Plásmalo en el dormitorio, como lo propone la arquitecta Melissa Fernández, “colocando una plancha de acero satinado, como detalle en la pared principal, y una cabecera rectangular de cuero marrón. Acompáñalo con mesas de noche de hierro, con superficie de madera tornillo en acabado mate”, señala.

TAGS RELACIONADOS