Redacción EC

Evita esas molestas marcas de agua que dejan algunos líquidos sobre tus muebles con estos divertidos posavasos. Gracias a este práctico tutorial podrás fabricarlos con elementos muy fáciles de conseguir. ¡Manos a la obra!

Paso 1. Para empezar, vamos a necesitar lo siguiente: una lámina de corcho de 20 cm x 30 cm (es recomendable que tenga 3 mm de espesor como mínimo), cutter, regla, cinta adhesiva (de preferencia, masking tape), pintura acrílica, pinceles planos, barníz acrílico y paleta.

Paso 2. Con la regla y un marcador, divide la lámina de corcho en tres partes iguales a lo largo y dos partes iguales a lo ancho. Cada cuadrado debe tener 10 cm por lado. Si queda une excedente, no te preocupes.

Paso 3. Corta los cuadrados cuidadosamente con el cutter para obtener nuestros seis "posavasos".

Paso 4. Prodecemos a colocar la cinta masking tape en cada cuadrado para crear las formas que querramos.

Paso 5. En la paleta mezclamos los matices que deseamos que vayan en nuestros posavasos. Te recomendamos utilizar pintura acrílica en tonos pasteles. Luego, empezamos a pintar con el pincel plano tanto las superficies que deseemos, así como sus bordes.

Paso 6. Retiramos todas las cintas para dejar al descubierto los espacios que no fueron pintados.

Paso 7. En un espacio abierto de tu casa, rocía el barníz acrílico sobre tus posavasos para darles consistencia y...

¡Listo! ¡Ya puedes usar tus posavasos en cualquier ocasión!