Una antigua camioneta Bedford se transformó en el , un peculiar hospedaje rural donde se respira un aire vintage muy acogedor.

Rob Robinson es el propietario de la de 1968. Gastó cerca de 600 dólares para sacarla del depósito y otros 6 mil para transformarla en una habitación completa con comedor, cocina y dormitorio.

El pequeño hospedaje tiene pisos de madera, encimeras de roble en la cocina, estufas a gas y paneles solares para evitar el uso de electricidad. Rob, experto en jardinería, se encargó del mantenimiento de espacio abierto exterior, convirtiendo al Majestic Bus es un lugar perfecto para los amantes del aire libre.

TAGS RELACIONADOS