El  es uno de los muebles básicos de todo dormitorio. Es ideal aprender a organizarlo de la mejor manera posible para así poder colocar toda la ropa sin necesidad de que esté apretada o desordenada.

- Saca lo que no usas. Cuando tengas un tiempo libre, revisa prenda por prenda y empieza a descartar las cosas que no utilices desde hace mucho tiempo. Al final te darás cuenta todo el espacio libre que aparecerá en tu clóset

- Adelante lo que más usas. Separa las prendas que usas todas las semanas y colócalas en el lugar más visible y con la mejor posición. No tendrás que sacar otras cosas o desordenar el armario todos los días para sacar algo.

- Organízala. Tú conoces tu ropa mejor que nadie, así que busca un sistema de organización y ponlo en marcha. Puedes hacerlo por tipo de prenda o por colores. Decide lo que sea más cómodo para ti.

 Antes y después (Foto: Shutterstock)

- Dobla lo que se pueda. La ropa doblada te dará más espacio para guardar otras prendas. Si bien existen cosas como las camisas o sacos, que no se pueden doblar, separa lo que sí se pueda y guárdalo en los cajones.

- Accesorios aparte. Los pequeños accesorios como correas, gorros, bufandas o pañuelos, deben ir en un lugar separado. No los mezcles con las otras prendas, pues se verá muy desordenado. Elige un cajón y mete todo ahí.

 

TAGS RELACIONADOS