Redacción EC

¿Cuántas maneras de separar dos espacios en casa puedes imaginar? Algunos pensarán en paredes, otros en cortinas pero el estudio creativo alemán vio en los  la mejor manera de hacerlo.

Ellos buscaban una forma marcar una separación entre la cocina y el resto de la oficina pero no querían hacer algo tradicional. La necesidad se convirtió en una alternativa para crear algo divertido y extravagante para lo cual usaron más de 55 mil piezas de este popular juguete para armar.

Luego de casi un año de trabajo, terminaron de construir la pared de 2.8 metros de alto por 3 de ancho. Para hacerla, usaron bloques reciclados y también nuevos con un total de inversión de un poco más de 3 mil dólares. Usar Lego no solo les dio la oportunidad de hacer algo diferente sino de no dañar el espacio y luego poder reutilizarlos en otro proyecto.