El acceso a la electricidad es reducido en algunas partes del mundo y millones de personas deben arreglárselas para seguir con su vida cotidiana al anochecer. Velas o lámparas que funcionan con algún tipo de combustible pueden ser algunas alternativas pero el peligro es elevado si no se tienen los cuidados necesarios.

Aisa Mijeno, Raphael Mijeno y Joefrey Frias son los creadores de , una lámpara pensada para que más personas puedan iluminar sus días sin gastar dinero. A diferencia de otras opciones, esta fuente de luz funciona con solo agua y sal reduciendo el riesgo de incendios.

Para poner a funcionar la lámpara SALt solo se necesita un vaso de agua y dos cucharaditas de sal con los que se obtendrá luz durante ocho horas. El proceso es similar al de las las pilas, con la diferencia de que los electrolitos tóxicos son reemplazados por una solución salina.

El proyecto Sustainable Alternative Lighting, SALt, fue creado para beneficiar a las personas que viven en las zonas rurales de Filipinas. Ellos ya han recibido 7 mil de estas lámparas para mejorar su calidad de vida y ya se pueden pre-ordenar en la .

Además de su uso en las comunidades, son ideales para campamentos o casa de playa pues funcionan perfectamente con agua de mar.

TAGS RELACIONADOS