Redacción EC

En su búsqueda de un lugar donde los amantes del aire libre puedan dormir seguros y cómodos, los diseñadores Barbara Vanthorre y Ron Hermans idearon este hospedaje inspirados en un panal de abejas, el cual desarrollaron de la mano con el estudio

El nombre de este proyecto es y la idea es ofrecer un lugar donde dormir que sea de fácil instalación y permita estar cerca de la acción. Cada uno de los espacios tiene una cama convertible a sofá, un lugar donde guardar las maletas, una lámpara y un enchufe, es decir lo básico que uno necesita para sentirse cómodo.

El público para el cual se pensó este tipo de hospedaje es para quienes asisten a los festivales de música en espacios abiertos pues es en estos lugares donde la gran cantidad de gente reunida durante muchos días crea un impacto en el ambiente generando contaminación. Además de proteger la naturaleza, el B-and-Bee ofrece la oportunidad de socializar con los vecinos.

En un futuro se planea proporcionar de estas unidades a los municipios para que puedan se usados como refugios temporales para las que viven en las calles.