Redacción EC

Suelen estar en las esquinas más recónditas de nuestro hogar. Aprende a renover completamente esos banquitos o taburetes que tienes olvidados por ahí en casa con estos sencillos pasos. ¡Manos a la obra!

Paso 1. Es necesario que consigas lo siguiente para empezar a trabajar: evidentemente, un banco o taburete; pintura acrílica en dos colores complementarios de tu elección, brocha, tela (modelo según tus preferencias), máquina de coser, hilo, tijeras, regla y elástico de 6mm.

Paso 2. Dale al banco una limpieza completa; desde las patas hasta el asiento, y por debajo de él también. Fíjate si alguna parte debe ser lijada. Si deseas, aplica una capa de imprimante para tapar las porosidades de la madera que te impidan pintar de manera pareja.

Paso 3. Considera la longitud y el diseño de las patas para decidir qué colores utilizar y dónde pintarlos en el banco. Trata de mantener un equilibrio con los matices que apliques para evitar que quede algo de mal gusto. Mira este ejemplo:

Paso 4. Mide el asiento: su diámetro, los lados (ancho y altura) y alrededor de la circunferencia exterior.

Paso 5. Abre la tela que escogiste y márcala con las dimensiones del asiento. Recuerda dejar un margen de 1 cm alrededor del borde de la parte superior del asiento. 

Paso 6. Es hora de hacer los paneles laterales. Con las dimensiones tomadas, corta la tela necesaria para cubrir los lados del asiento y deja un excedente de un cuarto de pulgada en los bordes. Dóblalos y cóselos para crear el espacio donde irá el elástico.

Paso 7. Une el panel lateral con la tela de la superficie del asiento. Primero, guíate usando alfileres para cubrir todos los bordes de la circunferencia y luego, con una máquina de cosar, dale unas puntadas para mantenerlo fijo.

Paso 8. Inserta el elástico dentro del espacio que dejaste habilitado en el panel lateral de tela. Utiliza un imperdible para facilitarte la tarea.

Paso 9. Una vez adentro, jala cuidadosamente el elástico para tener algo como esto:

Paso 10. Forra tu asiento... ¡y listo!