Pablo Quintanilla. (Video: Fox Sports)
Redacción DT

El chileno se lesionó el tobillo izquierdo en su esfuerzo por llegar al primer lugar en la categoría motos del y perdió sus chances. Sin embargo, hizo todo lo posible para concluir la carrera, olvidando por un momento el doloroso golpe que sufrió en la etapa 10.

Su llegada a Pisco fue dramática. Colaboradores de Husqvarna tuvieron que ayudarlo a caminar hasta una silla.

 


Cuando sufrió la caída, Quintanilla solo se distanciaba un minuto del australiano Toby Price, el campeón. A final de cuentas, perdió hasta el podio: culminó en la posición cuatro.

En un gesto de caballerosidad, Price se acercó hasta el asiento del chileno para felicitarlo por el esfuerzo y conocer su estado de salud, según captaron cámaras de Fox Sports.

Pese a su malestar, el piloto se animó a ir desde Pisco hasta Lima en la última parte del Rally Dakar 2019.