Carlos Sainz se mantiene líder de la clasificación general en coches. (Foto: AFP)
Carlos Sainz se mantiene líder de la clasificación general en coches. (Foto: AFP)
Redacción DT

Carlos Sainz (Mini) lo volvió a hacer, ganó la quinta etapa del Dakar, su segunda en esta edición del rally, y arañó unos minutos más de ventaja sobre sus perseguidores, en una jornada en la que Fernando Alonso (Toyota) recuperó el ritmo y acabó en séptimo lugar.

El pulso ya está echado. Sainz apretó al máximo en esta quinta etapa del Dakar para recuperar los tres minutos que el día anterior perdió contra Nasser Al Attiyah (Toyota), vigente campeón del rally, y lo consiguió.

El español restableció parte del margen que tenía sobre el catarí hace dos días, cuando se puso líder de la carrera. Al término de la quinta etapa, con 353 kilómetros cronometrados entre las ciudades de Al Ula y Hail (Arabia Saudí), Sainz aventaja a Al Attiyah en casi 6 minutos y al francés Stéphane Peterhansel (Mini) en más de 16 minutos.

El español sufrió un pinchazo al principio de la etapa, pero luego se exprimió a fondo y llegó a adelantar a Al Attiyah, que había salido tres minutos antes. Cuando estaban cerca de la meta, Sainz y su copiloto Lucas Cruz dudaron sobre el rumbo a seguir, momento que aprovechó el catarí para volver a ponerse por delante. Entonces el doble campeón del Dakar (2010 y 2018) lo siguió y cruzó la meta solo tres segundos por detrás del Toyota Hilux.

LAS DUNAS CORONARÁN AL CAMPEÓN: Con ese estrecho margen, Sainz se jugará su tercer Dakar en las dunas de Arabia, el escenario que protagonizará las últimas siete etapas, tras cinco días de pistas duras y polvorientas con muchas rocas donde de momento el madrileño se ha mostrado más regular.

Desde este viernes la arena y las dunas serán las protagonistas del rally, una superficie totalmente distinta para continuar este pulso a tres. “El ritmo es alto y en algún momento pasará algo, pero no sé a quién”, dijo Sainz al bajarse del coche tras una etapa muy exigente tanto para la mecánica de su buggy como para el físico de la tripulación.

A pesar de la victoria de etapa, Sainz continúa “supercauto” y no se atreve a vaticinar qué coche será mejor sobre las dunas, si el buggy de Mini que él conduce o el Toyota Hilux de Nasser.

Por ahora, en las pistas duras ha salido mejor parado el buggy, con menos pinchazos. “Los Mini han tenido una ventaja estratosférica en estas etapas, porque con esas ruedas de camión pasan sin problemas todas esas piedras”, argumentó Fernando Alonso, que es optimista y confía en seguir progresando en el Dakar sobre la arena.

ALONSO PROMETE BATALLAR EN LA ARENA: El asturiano quedó séptimo de la etapa, a 12 minutos de Sainz, y se mostró especialmente rápido en el sector final del día, que era de arena, tanto que cree que pudo haber terminado cuarto de no ser por dos pinchazos al inicio del día. “En las dunas vas un poco saltando con el coche, lo vas moviendo de lado a lado, Marc (Coma) tiene una experiencia en dunas superior al resto de los que corren aquí, y los dos cogemos un ritmo diferente cuando llega a la arena”, destacó Alonso, que buscará al menos ganar una etapa para el equipo Toyota.

También repuntó el español Joan ‘Nani’ Roma, que después de perder cinco horas por quedarse sin ruedas de repuesto, acabó este jueves decimotercero, a 20 minutos de Sainz. “Me he encontrado muy bien después del palo de ayer”, contó el piloto catalán.

UN DAKAR MUY ABIERTO: No solo el Dakar llega abierto en coches a las dunas arábigas, también lo hace en el resto de categorías, sobre todo en las motos, en las que el australiano Toby Price, último ganador del Dakar, ganó su segunda etapa de esta edición y metió presión al estadounidense Ricky Brabec (Honda), líder de la carrera.

En ese fragor por no quedarse descolgado tuvo que abandonar el británico Sam Sunderland (KTM), campeón del Dakar en 2017, que sufrió una caída sin consecuencias graves. Fue un día malo para el chileno Nacho Cornejo (Honda), que tras ganar la etapa del miércoles le tocó abrir pista y se dejó mucho tiempo, tanto que bajó de la segunda posición de la general a la quinta.

Caso contrario fue el de su compatriota Pablo Quintanilla (Husqvarna), que saliendo más atrás acabó segundo del día y avanzó hasta la cuarta plaza de la general.

SIN RIVAL PARA CASALE: Los quads son la única categoría que parece encaminada. Todo apunta a que el chileno Ignacio Casale será campeón. En cada etapa el ganador de las cuatrimotos en 2014 y 2018 aumenta su ventaja paulatinamente.

Esta vez fue segundo, pero en la general ya saca 31 minutos a su compatriota Enrico Giovanni, que es segundo. En los UTV (buggys ligeros), el ruso Sergei Kariakin es el nuevo líder al desbancar al español José Antonio Hinojo, gran revelación de la categoría, que no pudo retener el primer puesto.

Otro ruso, Andrey Karginov, se asentó en el liderato de la categoría de camiones, en la que la escudería Kamaz apunta a un nuevo triunfo, aunque ya no con su tetracampeón Eduard Nikolaev, cuyo camión se detuvo en mitad de la etapa.

En el paisaje arenoso del día, las rocas especialmente voluminosas servirán como punto de referencia para evitar fallos de navegación que puedan costar caro. Menos técnicas, pero igual de impresionantes que las dunas, se alzarán ante los pilotos gigantescas colinas de arena. Los descensos, a veces salpicados por arbustos aislados exigirán afinar aún más la conducción.

La jornada arrancará a las 11:35 de la noche (hora peruana) con la salida de las motos, mientras que los coches empezarán a competir a partir de la 1:05 de la madrugada del jueves.

Dakar 2020 | Horarios de la Etapa 5

22:35 horas - México

23:35 horas - Perú, Ecuador, Colombia, Estados Unidos (New York, Washington, Florida)

00:35 horas del jueves - Venezuela, Bolivia

02:35 horas del jueves - Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Chile

04:35 horas del jueves - Reino Unido

05:35 horas del jueves - España, Alemania, Italia, Francia

El piloto español Carlos Sainz (Mini) salvó el complicado papel que tenía en la cuarta etapa del Dakar al terminar tercero y seguir líder de la carrera frente a la arremetida del catarí Nasser Al Attiyah (Toyota) y del francés Stépane Peterhansel (Mini), sus dos máximos rivales.

Dakar 2020 | Mapa Etapa 5
Dakar 2020 | Mapa Etapa 5

Tras haber ganado la tercera etapa, Sainz era el primer coche en salir a competir este miércoles, una desventaja respecto a sus rivales porque debía abrir pista, de lo que se podían beneficiar el resto de automóviles que iban por detrás, como hicieron Al Attiyah y Peterhansel, quien terminó ganando la etapa.

A pesar de ello, el madrileño apenas perdió tiempo en casi todo el recorrido, un trazado de 453 kilómetros entre Neom y Al Ula (Arabia Saudí), excepto en el último sector, uno de los más complicados que recuerdan los más veteranos de la caravana del Dakar.

Se trataba de una pista más propia de una competición de trial, una escalinata de grandes rocas que obligó a Sainz a extremar la precaución.

“Era una zona con unas rocas tremendas. Pasar con el coche era muy complicado. Parecía imposible. Yo he nacido pilotando lo más rápido posible por pistas de rallys y me he adaptado a los rallys raid lo mejor que he podido, pero pasar con un coche de estos por ahí parece de ciencia ficción”, relató Sainz.

Eso le hizo perder más tiempo del que le hubiese gustado en esa zona, ya que hizo que la clasificación general se apretase entre los tres primeros.

El español afrontará la quinta etapa entre Al Ula y Ha’il con Al Attiyah a tres minutos y tres segundos, que serían solo tres segundos si el catarí no hubiese sido sancionado con tres minutos el martes precisamente por no dejar que le adelantase Sainz.

Peterhansel, que es tercero, está a 11 minutos y 42 segundos del español, y se avecina un duelo de gallos entre compañeros de equipo, pues los dos conducen el buggy de Mini.

“Sabía de siempre que Stéphane y Nasser son los enemigos a batir”, dijo Sainz sobre el piloto galo y el catarí, vigente campeón del Dakar.

Un testigo de primera mano del contraataque que Al Attiyah y Peterhansel contra Sainz fue precisamente el español Fernando Alonso (Toyota), que le tocó sufrir en esta jornada sin poder encontrar el ritmo que tuvo en la víspera, cuando acabó quinto en la tercera etapa. Esta vez fue decimotercero a 26 minutos de Peterhansel.

Alonso salió a la etapa por delante del catarí y del francés, que pronto lo alcanzaron y tuvo que dejarlos pasar, lo que ya le hizo perder algo de tiempo al rodar tras el polvo que levantaban sus coches.

“Siempre quise salir adelante porque dicta un poco el ritmo de la carrera, pero si sales con esos monstruos detrás, te van a hacer perder más tiempo, porque tienes que dejarles pasar y luego vuelves a su polvo”, explicó Alonso al terminar el día.

Ese fue el primer contratiempo de un día incómodo para el asturiano, que al igual que Al Attiyah y el sudafricano Giniel De Villiers, pinchó tres veces y tuvo que hacer los últimos 150 kilómetros sin ruedas de repuesto.

“Se me hicieron interminables. Teníamos que ir despacito porque eran sitios de muchas rocas y complicados”, indicó el ovetense sobre una superficie que todavía es la más desfavorable para él en este tipo de rallys.

“Es como si en el ciclismo eres contrarrelojista y te toca montaña y más montaña. Así que sabía que me tocaba perder un poco”, explicó el campeón de Fórmula 1.

La etapa en motos se la llevó el chileno Nacho Cornejo (Honda), que logró su primera victoria de etapa en el Dakar, gracias a una sanción que la dirección de carrera impuso al británico Sam Sunderland (Honda) por exceso de velocidad.

Eso hizo que las distancias también se acortaran en la clasificación general, donde Honda sigue copando las tres primeras posiciones, con el estadounidense Ricky Brabec como líder, pero ahora con el argentino Kevin Benavides a 2 minutos y 30 segundos y Cornejo a 8 minutos y 31 segundos.

La jornada pudo haber sido redonda para la marca japonesa si el español Joan Barreda no hubiese sufrido una caída que le hizo llegar dolorido a la meta y ceder más tiempo en la general.

El día dejó precisamente a Honda como la única marca que con opciones de romper la hegemonía de 18 años de victorias de KTM en el Dakar, ya que de Yamaha abandonó este miércoles el francés Xavier De Soultrait, después de que el martes su compatriota Adrien Van Beveren sufriese un accidente donde se rompió la clavícula.

En los quads el chileno Ignacio Casale amplió su dominio en la categoría con su tercera victoria de esta en este Dakar, mientras que en los UTV (buggys ligeros) el español José Antonio Hinojo se puso líder con tres minutos de ventaja sobre el chileno Francisco ‘Chaleco’ López, vigente campeón de esta división.

En camiones el ruso Eduard Nikolaev, campeón de los tres últimos Dakar, continuó cediendo tiempo, pero la escudería rusa de camiones Kamaz recuperó la primera plaza de la general con la unidad pilotada por Andrey Karginov.

Con información de EFE

TAGS RELACIONADOS