Redacción EC

AARÓN ORMEÑO

“Era increíble ver cómo la arena hervía en el desierto. Era sofocante. La temperatura llegó como a los 45 grados”, dijo el peruano al ser consultado por las imágenes difundidas por la televisión francesa. Referida transmisión causó sorpresa porque pese a su dramático estado, se repuso y continuó en la competencia.

Nuestro compatriota mencionó que se trata de situaciones que pasan muchos de los competidores durante el raid. Es muy distinto ver las imágenes por televisión, que estar en la pista junto a otros pilotos. “Estuvo complicado pero ya estamos. Es mejor ir despacio con la cabeza tranquila y no perder la meta”, argumentó.

Aunque su esfuerzo es notorio, menciona que la suerte también puede ser determinante. “Estamos a la mitad de la carrera. También hay un factor suerte en todo esto. Puede que estés esforzándote mucho,  pero a veces hay cosas que uno no puede controlar. Hay que ser positivo y seguir para adelante”.

Hernández aseguró que participa en este para terminarlo. No ve otra posibilidad. Es la meta para la cual ha trabajado mucho. Los entrenamientos han sido duros y menciona que en Chile podría tener más posibilidades pero no se confía. Dice que es mejor mantener un buen ímpetu durante toda la competencia.

En estos momentos el peruano viene corriendo la etapa 7 que va desde Salta (Argentina) hasta Uyuni (Bolivia). Se trata de la primera experiencia de un Dakar en el país altiplánico. Este tramo se caracteriza por la gran cantidad de caminos que podrían confundir el paso, además de la altura que podría cansar más a los competidores.

TAGS RELACIONADOS