Nicolás Fuchs retorna a casa sin podio ni puntos en el Rally
Nicolás Fuchs retorna a casa sin podio ni puntos en el Rally

HORACIO ZIMMERMANN 

Enviado Especial

La expectativa del era marcharse de Portugal peleando los primeros puestos junto al qatarí (quien resultó ganador); no obstante, la penalidad de diez minutos que recibió tras haber abandonado el primer especial, por un problema con la caja de cambios del Ford Fiesta R5, redujo sus chances y las de su navegante Fernando Mussano en la cuarta fecha del campeonato .

El castigo fue determinante en el resultado final: puesto doce (3:58:49.4) de veinticuatro automóviles inscritos para correr en la categoría WRC2. Lo fue porque obligó al peruano a disputar el resto de la carrera con temor a que el auto vuelva a dañarse. Y, más importante aún, porque de no haber recibido la sanción, habría terminado en el puesto cuatro  o cinco de la general, con la posibilidad de pelear el podio.

El peruano fue dos veces cuarto y una vez quinto en toda la competencia, que culminó ayer con los últimos tres especiales entre Loulé y Brás Alportel (el primero se disputó dos veces). Lo meritorio de la labor del peruano, como reconoció él mismo, fue haber remontado doce posiciones en la clasificación final de la categoría, sobre todo luego de haber empezado el campeonato al borde del abismo debido a la penalidad recibida.

En líneas generales, Fuchs quedó satisfecho con su desempeño en Portugal. Cree que puede “estar a la altura del reto” y así se lo ha propuesto para correr las siguientes jornadas, aun teniendo en cuenta que la competencia es muy dura por dos aspectos fundamentales: la calidad de los pilotos y el uso de un nuevo auto. Pese a ello, dice no tener miedo de enfrentar la adversidad. “Si no corremos en una categoría exigente, mejor nos marchamos a casa. Debemos ganar más experiencia, en ese camino estamos”, comentó el piloto peruano, campeón del rally mundial 2013 en Producción.

La expectativa del peruano, e incluso la de la organización, eran diferentes cuando comenzó el campeonato mundial. La revista oficial de la WRC, de hecho, colocaba a Nicolás como uno de los pilotos a tener en cuenta en la disputa por el título de la categoría en tierras lusitanas. La historia no tuvo un final feliz, sin embargo, el camino por recorrer es aún muy largo y está lleno de barro y huellas profundas que la dupla peruana-argentina deberá superar para meterse de nuevo en la pelea. El próximo reto será el Rally de Argentina, en la ciudad de Córdoba.