Redacción EC

dio la cara después de la , y a pesar de que el capitán de la  lloraba como un niño por el descalabro en semifinales, no puso excusas para declarar a la televisora que realiza la transmisión oficial del Mundial. 

“Queríamos darle una alegría al pueblo pero no lo conseguimos. Pido disculpas a todo el mundo y a todos los brasileños. Quería ver a la gente sonreír”, indicó con la voz entrecortada.

Sobre el partido, el jugador que , reconoció la enorme superioridad de los teutones. “Ellos fueron los mejores, se prepararon mejor. Consiguieron los goles y el partido se puso muy difícil. El sueño termina de una manera que no queríamos. Nunca voy a desistir, aprendí en mi vida a salir al frente”, finalizó David Luiz derrumbado, con el rostro mojado con sus lágrimas.

No te pierdas

No te pierdas