En Belo Horizonte como en Bogotá hubo una fiesta tras el del de Pekerman