El 'Káiser' feliz
El 'Káiser' feliz
Redacción EC

En lo que Mesut Özil demuestra con su talento y creatividad, lo hace con su potencia y despliegue dentro del campo.

Con el alto rendimiento demostrado cada vez que juega por su país hasta los críticos más ácidos del fútbol teutón no han podido cuestionarlo. Pero Bastian, antes que jugador, es un ser humano y también se deja llevar por el fragor de las noches de diversión.

No es considerado mujeriego, pues Sarah Brandner es su novia oficial desde antes del Mundial de Sudáfrica. Aunque en una salida nocturna en Estambul fue fotografiado junto a tres travestis, lo que despertó el morbo de la prensa alemana que olvidó decir que Bastian estuvo acompañado de Sarah en aquella ocasión.

"Sí, es cierto, pero valió la pena", dijo en otra oportunidad cuando el lo multó económicamente luego de saberse que estuvo en la discoteca Pachá de Múnich dos días antes de un partido por la Bundesliga. Tampoco es considerado borracho, ya que su bebida favorita es el agua a pesar de que celebre a todo dar el Oktoberfest alemán.

El 'Fussballgott' o Dios del fútbol, como es conocido por sus fanáticos, no solo limita sus noches a las parrandas, también es amante de la velocidad. Este hecho quedó demostrado cuando fue detenido por la policía después de circular a más de 200 km/h en una autopista que solo permitía hasta 80 km/h.

Bastian viajará al Mundial con una maleta de sorpresas y buscando alzar la Copa, que es muy seguro, lo hará en una noche de Río de Janeiro.