Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Brasil 2014

Tévez, Argentina empieza a extrañarte, por Walter De La Torre

Al margen del no de Sabella, una opinión en favor del 'Apache'. ¿Acaso no hay lugar para él en el actual 4-3-3 de Argentina?

Tévez, Argentina empieza a extrañarte, por Walter De La Torre

Tévez, Argentina empieza a extrañarte, por Walter De La Torre

WALTER DE LA TORRE

Minuto 89. Justo antes de que Messi agite el pincel y dibuje ese zurdazo frente al arco de Haghighi, un tibio reclamo bajó de las tribunas del Mineirao coreando un nombre. No fue precisamente la exigencia de una multitud. Se oyó más bien como la última petición del desahuciado, que enseguida fue diluida por el estruendo que provocó Lionel con su exquisito trazo. 

“Tévez, Tévez….”  fue el murmullo previo al 1-0 salvador ante Irán.

Pero Carlitos no estaba en la banca. Como tampoco estuvo hoy en el Beira-Rio. De su última aparición con la camiseta argentina han pasado ya tres largos años. Aquel remate fallido ante Muslera en la Copa América de 2011 es un marco injusto para archivar al ‘Apache’ con la albiceleste. Esa noche del 16 de julio, Argentina se despidió de su Copa en los penales ante Uruguay, y el adiós más amargo fue el de Tévez. 

Es la inoperancia de Higuaín y Agüero lo que ha puesto al goleador de la Juventus otra vez en la garganta de los hinchas. Sabella lo dejó afuera por razones que desbordan el rectángulo de juego. "Ni haciendo 130 goles ni siendo el mejor iré a Brasil. Si no me llaman, todo bien. A mí no me da para llamar a Sabella", tuiteó el atacante previo al inicio del Mundial

Y no fueron 130, sino 21 los goles que marcó Carlitos en la temporada 2013-14. Pero ni el título de máximo anotador de la Juve torció la voluntad del DT. Lo que hoy todos sabemos es que la disyuntiva para Sabella siempre fue Messi o Tévez, ya que en el campo el funcionamiento del equipo debe girar en torno a Lio. Y en el vestuario también. Un capítulo del libro "Pep Guardiola, otra manera de ganar", escrito por el periodista español Guillem Balagué, da cuenta como el ex DT del Barcelona fue acomodando sus fichas para convertir a Messi en la pieza central de su equipo, modelo que Sabella estaría replicando en su selección.  

Sumado a ello, el periodista argentino Claudio Mauri consignó ayer en una columna que "Guardiola le aconsejó alguna vez a Sabella respecto de Lio: 'No es necesario darle muchas instrucciones, solo protegerlo y escuchar lo que dice. Y no lo saques del campo, ni tan solo para una ovación'''. ¿Será por eso que hoy el técnico reveló que su reemplazo por Ricky Álvarez "estaba consensuado"?

Haciendo a un lado las decisiones del seleccionador y proponiendo un ejercicio táctico tras lo visto hasta hoy, ¿acaso no hay lugar para el ex Boca en el actual 4-3-3 de Argentina? ¿No es Tévez más eficaz frente al arco que Higuaín? ¿No ofrece más movilidad que este Agüero?  En el hombre a hombre, en la balanza de cualidades futbolísticas, Tévez pesa más que Higuaín, Palacio y Lavezzi. Y acaso iguala fuerzas con Agüero, hoy disminuido por lesiones y líos familiares.

El ‘10’ de la Juve puede jugar abierto por las bandas como un ‘11’ y recostarse por el medio para el juego corto con Messi, Gago y Di María. Su aporte táctico se da tanto en ataque como en la recuperación del balón. Ninguno de los delanteros argentinos que están en Brasil aprieta la salida de los laterales rivales como lo hace Tévez, que ante Nigeria, en un análisis hipotético, le hubiese aligerado el trabajo a Rojo y Zabaleta, de gran desgaste por la marca a Emenike.

Es cierto que Argentina mejoró colectivamente, aunque siempre bajo la omnipotencia de Messi, que ha marcado cuatro de los cinco goles que tiene en el Grupo F. Cierta prensa gaucha rescata el oportuno ingreso de Lavezzi, el ida y vuelta de Di María, el gasto físico de Higuaín; la más sensata, no obstante, le atribuye el gran mérito a Lionel y hasta se queda corta de adjetivos para titular su descomunal actuación.

Lo evidente es que al equipo le falta dinámica con la pelota en el pie, precisión en el servicio y atacar más por las bandas, aunque lo urgente es mejorar en la recuperación del balón y defender con eficiencia. Aquello se cuestionó más ante Bosnia e Irán, dado lo ajustado del marcador. Hoy Lio disimula esas falencias con su esplendor, pero agiganta la sensación de la 'Messidependencia' por la que apuesta Sabella. ¿Quién mejor que Tévez para equilibrar el sentido de equipo o tomarle la posta en sus minutos de ausencia?  

Tévez y Messi compartieron dos Mundiales. Pékerman y Maradona intentaron juntarlos en Alemania y Sudáfrica, pero ellos no se encontraron en la cancha. El gran detalle es que el Messi de esos años, el recurrente 'Balón de Oro' azulgrana, vivía en deuda pendiente con la albiceleste; déficit que ahora en Brasil paga con excedentes. Si no funcionaron como socios, ¿por qué no llevarlo al menos como reemplazante? El 'Apache' es detrás de la 'Pulga' el más facultado para la elaboración colectiva y la autogestión personal.

Sortear a Suiza en octavos de final no parece tarea complicada. Imagino a Argentina en cuartos o semis, cayendo 1-0 frente a un rival de mayor oficio mundialista. Minuto 89. Messi ya no está en el campo de juego. ¿Me parece o es a Tévez a quien exige a gritos la tribuna?

 

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada