Gabriel Jesús fue protagonista. Robó un balón para el primer gol y marcó el segundo. (Foto: AFP)
Gabriel Jesús fue protagonista. Robó un balón para el primer gol y marcó el segundo. (Foto: AFP)
Ricardo Montoya

La antigüedad no siempre certifica la grandeza. El que el Manchester City sea uno de los diez equipos más antiguos del planeta, que fue fundado en 1880, no ha sido garantía de éxitos deportivos. Su envidiable longevidad institucional ha contrastado con su irregularidad. Apenas dos títulos de liga antes del siglo XXI.

LEE TAMBIÉN: Gobierno suspendería la Liga 1 de manera indefinida

Enfrente, pese a ser 22 calendarios más viejo, el significado del éxito a nivel de clubes: el Real Madrid. Son trece copas de Europa y varios títulos mundiales en sus vitrinas. Por eso, el 2 a 1 de visita no le aseguraba nada a los de Manchester: Zidane nunca había perdido una eliminatoria mano a mano y Guardiola con el City había ganado muy pocas. Rueda el balón.

El 1-0 se justificaba. Los locales habían sido más a partir de la clarividencia de Kevin de Bruyne, un volante que necesita de pocos detalles para comprender el mundo. A partir del tanto, el City, habitualmente insaciable, redujo un cambio la velocidad y el Madrid despertó de su letargo y empezó a responder con munición gruesa.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Universitario: imágenes inéditas de la goleada que le propinó en Matute al Alianza de Cubillas y Cueto

El fútbol, esa rama de la literatura fantástica, empezó curiosamente a reflejar la realidad con precisión. Temprano en el partido un irreconocible Varane se equivocó en salida, Gabriel Jesús le birló la pelota y Sterling facturó. El Madrid suele salir circulando el balón con el francés, Courtois y Ramos. La ausencia del capitán no solo dejó al Madrid sin su líder y su aporte ofensivo, sino también sin prolijidad en el fondo. Hay mérito de Guardiola en ese gol. Pep intuyó que si presionaba alto podría tener réditos.

Zidane perdió por primera vez una eliminatorias KO. (Foto: AFP)
Zidane perdió por primera vez una eliminatorias KO. (Foto: AFP)
OPINIÓN: Liga 1: el fútbol local, más que una solución, fue un nuevo problema


El empate fue justo. Ya habían avisado los blancos a través del nunca bien ponderado Benzema y Ederson había respondido con suficiencia. Hasta que otra vez, insuflados por la tradición, lo intentaron y tuvieron premio: Rodrigo, talento en libertad, se inventó una asistencia exquisita, para que ‘El Gato’, suspendido en una nube, invitara a soñar. Estaban iguales y quedaba todo el segundo tiempo. Con un gol más el campeón de España forzaba el alargue. En la cancha era superior el City, pero no lo traducía en la red y un tanto es muy poca diferencia como para no ilusionarse.

Raphael Varane tras sus errores ante Manchester City: "Quiero dar la cara. Esta derrota es mía" (M)

Con ese panorama arrancó la segunda mitad. El gol se caía de maduro. Ambas defensas lucían vulnerables. En los ingleses Laporte hacía extrañar a Otamendi y en el Madrid, Militao y Varane producían un colapso nervioso entre sus hinchas. Con tanta inseguridad en las retaguardias un yerro era posible en cualquier momento. Hasta que llegó. Parodiando a Pinola en el Monumental, Varane en modo fatalidad volvió a equivocarse y a sus anchas Gabriel Jesús definió con clase. La serie se había resuelto.

La antigüedad ciertamente no certifica la grandeza, pero la suma de muchas victorias, como la de ayer, es lo que le da jerarquía a un club.

MÁS EN DT

VIDEO RECOMENDADO

Universitario de Deportes: hinchas de aglomeran en plena pandemia