El Allianz Arena se vistió de gala para acoger la final de la . El cuadro local, el Bayern Múnich, consiguió acceder a dicha instancia tras eliminar al Real Madrid y solo debía derrotar al Chelsea para festejar frente a su hinchada. Sin embargo, la vieja guardia ‘Blue’ consiguió enmudecer el recinto deportivo en la tanda de penales, comandados por Didier Drogba. Hoy se cumplen ocho años de aquella geste del cuadro dirigido por Roberto Di Matteo.

MIRA: Alianza Lima presentó protocolo de entrenamientos con medidas de sanidad para prevenir contagios de COVID-19

Ante un estadio con una mayor hinchada del cuadro alemán, el Chelsea planteó un sistema defensivo para tratar de aprovechar los errores rivales y conseguir el gol del título. El plan tuvo que cambiar al minuto 82′, cuando Thomas Müller venció a Petr Čech con un potente cabezazo contra el piso. No obstante, dos minutos antes del final del encuentro, el líder del equipo, Didier Drogba, igualó el marcador con un furibundo cabezazo.

En la prórroga, Drogba derribo a Frank Ribery dentro del área, el juez decretó la pena máxima, pero Petr Čech le ganó el duelo a Arjen Robben. El encuentro culminó empatado a un gol por bando.

En la tanda de penales, Bastian Schweinsteiger erró el quinto penal del Bayern dejándole servida la copa al Chelsea. El propio marfileño tomó el balón y con un sutil toque venció a Manuel Neuer para consagrase por primera vez como campeón de la UEFA Champions League.

MÁS EN DT...

NO DEJES DE VER