Redacción EC

Cada vez que el Bayern Múnich y el Manchester United se vuelven a encontrar en instancias finales de una Champions League revive una vieja guerra. Aquella que disputaron en el Camp Nou el 26 de mayo de 1999 en la final de la Champions League de esa temporada con el Manchester remontando 2-1 en los dos últimos minutos del partido.

El Bayern Múnich se adelantó apenas a los 5' por medio Mario Basler. El duelo tuvo muchas momento de alto vértigo, siendo los 'Bávaros' el equipo que más oportunidades de gol desaprovecharon.

Hasta que llegó el minuto 91' del partido. Todos los jugadores del Manchester United pisaron el área del Bayern en un córner ejecutado por David Beckham. El lanzamiento no encontró la cabeza de ningún jugador inglés, pero sí un disparo a medias de Ryan Giggs, único sobreviviente de aquel partido en la actual plantilla de los 'Reds Devils', que terminó en los pies de Teddy Sheringham para marcar el 1-1 momentáneo.

La cara de desconsuelo del alemán Lothar Matthaus, que había dejado el campo al minuto 81 sintiéndose campeón, era la explicación perfecta para la pesadilla alemana que estaba por iniciar. Después del empate, los ingleses mantuvieron el mismo ritmo y forzaron un último córner en el minuto 93.

Otra vez Beckham pateó el tiro de esquina que terminaría pivoteando Sheringham antes que Ole Gunnar Solskjaer anote el 2-1. Gol y la banca de suplentes del Manchester con Alex Ferguson a la cabeza explotó de felicidad por la remontada conseguida.

Supremacía 'Bavara'

A pesar de haber caído en aquella final, en los seis últimos enfrentamientos entre ambos el Bayern Múnich lleva la ventaja sobre el Manchester con tres victorias, dos empates y solo una derrota.

La última vez que se vieron las caras también fue por cuartos de final de Champions en el temporada 2009-2010. En Alemania, los bávaros ganaron 2-1, y en Inglaterra, perdieron 3-2. La goles de visita anotados por los 'Bávaros' lo clasificaron a la siguiente ronda. Esa campaña, el Bayern perdió la final de la Champions contra el Inter de Milán en el Bernabéu.