Gerard Piqué tras el 8-2 en Champions: “Es una vergüenza, el club necesita cambios estructurales”
Gerard Piqué tras el 8-2 en Champions: “Es una vergüenza, el club necesita cambios estructurales”
Redacción DT

fue humillado por el Bayern Múnich en el duelo de cuartos de final de la Champions League. El equipo de Lionel Messi quedó fuera de competencia tras caer por 8-2 en la peor derrota de su historia. Ante ello, salió al frente y mostró toda su rabia y tristeza por el rendimiento del club catalán.

MIRA: Juventus, Roma, Liverpool y Bayer Múnich: Barcelona y sus últimos 4 fracasos en la Champions League | FOTOS

El defensa, al borde de la emoción tras la humillación histórica sufrida por el Barcelona al perder 8-2 ante el Bayern Múnich en cuartos de la Liga de Campeones este viernes, admitió la “vergüenza” y pidió “cambios” en el club, ofreciéndose incluso a irse si eso puede ayudar a renovar el plantel.

"Un partido horrible, una sensación nefasta. Vergüenza es la palabra. No se puede competir así, no se puede ir por Europa así. No es la primera, ni la segunda, ni la tercera vez" que el Barcelona queda eliminado tras una noche para olvidar, declaró Piqué al término del partido.

Coutinho puso del definitivo 8-2 para el Bayern vs. Barcelon

Con 33 años y desde hace doce años en el plantel, Piqué ha vivido la era más dorada de la historia del club, con tres títulos en la Liga de Campeones, entre otros éxitos.

"A reflexionar todos. El club necesita cambios y no hablo del entrenador, de los jugadores, no quiero señalar a nadie. El club necesita cambios estructurales, de todo tipo", afirmó.

"Nadie es imprescindible. Soy el primero que se ofrece, si tiene que venir sangre nueva y cambiar la dinámica, soy el primero en irme. Hemos tocado fondo. Tenemos que reflexionar y decidir qué es lo mejor para el Barça", señaló.

El Barcelona llegaba al desenlace de la Liga de Campeones tras otra desilusión, la de perder el título en la Liga española en beneficio de su eterno rival, el Real Madrid.

MÁS EN DT...

NO DEJES DE VER

Leipzig y Julian Nagelsmann, dos historias de película