Redacción EC

Dicen que los partidos se sufren más fuera del campo. Esa frase, hoy más que nunca la puede repetir el jugador del Real Madrid, Xabi Alonso, que pese a perderse la final de la Champions League ante el por acumulación de tarjetas amarillas, vivió el partido como si estuviera en el terreno de juego.

Alonso, quien estuvo en la tribuna, no aguantó más la alegría y cuando Gareth Bale anotó el 2-1 en los descuentos, no dudó en meterse a la cancha e ir a celebrar con sus compañeros.

El centrocampista de la selección española saltó de las graderías y con euforia se echó a correr en dirección a la zona donde los demás jugadores del equipo merengue se encontraban celebrando. La elegante vestimenta que llevaba no fue impedimento para que Alonso realice tal corrida, de la misma forma que lo hace cuando se para en la volante del Real Madrid.

Durante el partido, a Xabi también se le vio sufriendo cuando su equipo recibió el primer gol, tras el error de Iker Casillas; además de la clara ocasión que erró el galés Bale en el primer tiempo.

No te pierdas