A los 87 minutos Stamford Bridge explotó. Todo  festejó alocadamente el gol que los clasificó a las semifinales de la Champions League. Demba Ba marcó el tanto vital para la remontada en casa, pero fue  el más eufórico de todos. El técnico festejó el tanto con una loca carrera hacia sus jugadores.

La razón era que faltaban muy pocos minutos para el final del partido y quería asegurarse que sus jugadores mantengan el resultado. Por eso se echó a correr casi 70 metros con ese fin.

Luego empezó a dar indicaciones a sus jugadores hablándoles al oído. y clasificó a semifinales de la Champions, logrando en el partido de ida.