La última vez que se enfrentaron fue en 1998. Chelsea venció 1-0 al Real Madrid por la Supercopa de Europa.
La última vez que se enfrentaron fue en 1998. Chelsea venció 1-0 al Real Madrid por la Supercopa de Europa.
Redacción EC

La primera vez que se enfrentaron el mundo aún se movía al son de la música disco de Elvis Presley, Pelé ya era O Rei y los peruanos disfrutábamos de Chumpitaz, Sotil y Cubillas. Florentino Pérez era un ingeniero de 24 años y Roman Abrámovich celebraba su quinto cumpleaños. Santiago Bernabéu era el presidente de un hexacampeón de Europa, mientras que el todavía no tenía millones de euros en sus cuentas bancarias. Y ni Zinedine Zidane ni Thomas Tuchel habían nacido.

PARA SUSCRIPTORES: Los negocios en el Perú de Florentino Pérez, el magnate del Real Madrid al que se le derrumbó la Superliga

Era 1971, el inicio de la década más alocada de la historia. El Real Madrid de Paco Gento y el Chelsea chocaban en la final de la extinta Recopa de Europa 1970-71. Un video de YouTube de 9:11 nos regala el resumen del partido de desempate. Fue 2-1 a favor de los londinenses luego de igualar 1-1. Ambos encuentros en el estadio Gerogios Karaiskakis de Grecia. Eran épocas de fútbol a blanco y negro, sin el HD o 4K que ofrecen los televisores de hoy en día.

Veintisiete años después, en agosto 1998, volvieron a encontrarse en un partido internacional. Los tiempos cambiaron. Zidane había conquistado el mundo en su país, mientras que Tuchel se retiraba en el Ulm de la Tercera de Alemania. Florentino tenía en mente ser presidente merengue (su primer mandato inició en el 2000) y Abrámovich coleccionaba euros por millones. En ese conecto, Chelsea reafirmaba su “paternidad” en Mónaco y derrotaba 1-0 al Madrid para llevarse la Supercopa de Europa.

Finalizando la breve cronología nos trasladamos a un futuro cercano. Con ‘Zizou’ como el técnico histórico de un Real que ganó tres Champions seguidas y con Tuchel rompiendo un récord de diez partidos sin perder como visitante en el Chelsea. Con Florentino Pérez y Abrámovich inamovibles en sus butacas presidenciales. Y con un dato para añadir a esta efímera rivalidad: este martes 27 de abril se enfrentarán por primera vez en la Liga de Campeones. Será en una semifinal a ida y vuelta. Sin público por la pandemia pero con millones de personas viendo alrededor del mundo. Otros tiempos.

Thomas Tuchel, el “matagigantes” y un dato que ilusiona

En 2013, una vez culminada su formación para ser entrenador, Zinedine Zidane brindó una entrevista a L’Equipe. El francés empezaba a dar pistas de cuáles eran los ingredientes de su receta que lo llevaría al éxito. “Tienes un grupo de 23 y van en todas direcciones. A veces me pregunto qué aprendí en los cursos: pues que hay un tercio de los jugadores que te siguen por lealtad, sentido del deber y respeto a la jerarquía. Otro tercio que sólo te sigue si les aportas algo, gente a la que tienes que convencer. Y otro tercio que te complicará la vida siempre. Eso te muestra sobre qué parte del grupo tienes que trabajar. Ese tema de ‘somos amigos y vamos a ganar algo juntos’, olvídate”, decía. Esta cita, extrapolable a cualquier liderazgo sobre un grupo, se comprueba con mucha mayor nitidez a partir de los cinco o seis primeros partidos de un entrenador que acaba de llegar a un vestuario, como le está pasando a Thomas Tuchel, el hombre que ha lavado la cara al Chelsea en tres meses.

Tuchel se puso el buzo de los ‘Blues’ a fines de enero de este año tras la destitución de Frank Lampard. Y desde entonces su equipo se volvió una máquina alemana: 14 victorias, 5 empates y solo 2 derrotas en 21 partidos. Además, ya ha derrotado a todos los grandes entrenadores europeos: José Mourinho, Jürgen Klopp, Carlo Ancelotti, Diego Simeone y Pep Guardiola. Para completar el círculo falta uno: ‘Zizou’.

Thomas Tuchel y Zinedine Zidane sonriendo mientras se dan la mano. (Foto: AFP)
Thomas Tuchel y Zinedine Zidane sonriendo mientras se dan la mano. (Foto: AFP)

Por si fuera poco, el DT alemán ya sabe lo que es ganarle al Real Madrid de Zidane. En la fase de grupos de la Champions pasada, cuando era técnico del PSG con el que llegó hasta la final, derrotó 3-0 a los merengues en París. En la vuelta el resultado quedó 2-2. Y cuando dirigía al Borussia Dortmund sacó un doble empate ante los españoles: 2-2 en ambos encuentros.

Si el fútbol se resolviera por los antecedentes, el Chelsea ya estaría en la final. Pero eso solo sirve para la ilusión tempranera de una previa. De todos modos, los hinchas ‘Blues’ tienen razones de sobra para ilusionarse. Y para aumentar ese optimismo dejamos dos datos adicionales: 1) La última y única Champions conseguida por el cuadro londinense (2011-12) se dio luego de cambiar de técnico a medio torneo. Roberto Di Matteo tomó las riendas del club en los octavos de final. Tuchel también. 2) Los ‘Blues’ no han perdido esta temporada ante equipos españoles en el torneo europeo: un empate y una victoria frente al Sevilla por la fase de grupos y dos triunfos ante el Atlético de Madrid en octavos.

Courtois y Hazard, dos polos opuestos

Nueve futbolistas han cruzado el puente imaginario construido entre el Real Madrid y Chelsea. Arjen Robben fue el primero en unir Madrid y Londres. Con 23 años, tras lograr el primer bicampeonato en la historia del cuadro londinense, fue comprado por el conjunto ‘galáctico’ por 36 millones de euros en 2007. Un sencillo en estos tiempos. Sin embargo, tres años después salió por la puerta trasera del Santiago Bernabéu. El portugués Ricardo Carvalho y el ghanés Michael Essien siguieron sus pasos de la mano de José Mourinho. Los belgas Thiabut Courtois y Eden Hazard fueron los últimos. Ambos aún están en Chamartín, aunque con presentes opuestos. Del otro lado de la pista están Claude Makelele, Nicolas Anelka, Alvaro Morata y Mateo Kovacic. Este último se perderá el duelo de ida por lesión.

El caso de Thibaut Courtois es raro. El 26 de julio del 2011 llegó al Chelsea procedente del Genk de su país. Ese mismo día se fue cedido al Atlético de Madrid de Simeone. En España jugó tres temporadas, y le sacó una Liga y una Copa del Rey al Real Madrid y Barcelona. Volvió a Inglaterra en 2014 y en agosto del 2018 se completó su pase al cuadro merengue a pedido de Zinedine Zidane. Un fichaje polémico por su pasado como colchonero y porque los merengues aún tenían a Keylor Navas.

Incluso Thibaut se mostró más colchonero que nunca cuando insultó a los hinchas del equipo que ahora defiende. En 2013, tras la conquista de la Copa del Rey por parte del equipo rojiblanco, ante su eterno rival en el Santiago Bernabéu, el ahora portero merengue arremetió contra los aficionados del Madrid con un cántico que algunos siguen recordando con malestar. “Salta, salta, salta, pequeño canguro, y a los madridistas que les den por c***”, entonó con euforia.

Eden Hazard y Thibaut Courtois fueron compañeros en el Chelsea y ganaron varios títulos, entre ellos una Premier League. (Foto: AP)
Eden Hazard y Thibaut Courtois fueron compañeros en el Chelsea y ganaron varios títulos, entre ellos una Premier League. (Foto: AP)

Pese a ello, Courtois se ganó el respeto de la grada con grandes actuaciones. Según los datos de @OptaJose, el portero ha parado hasta el momento el 81% de los remates a portería que ha recibido con el Real Madrid en LaLiga en 2021 (40 de 48). Además, es el tercer arquero titular con mejor promedio en el campeonato español: ha recibido un gol cada 123 minutos. Solo lo superan Jan Oblak (Atlético de Madrid) y Bono (Sevilla).

El camino de Eden Hazard empezó totalmente distinto. Con la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus, el extremo llegó a ocupar su lugar y hacerse dueño de su trono. El belga siempre mostró su admiración por el club y su ilusión de jugar en el Bernabéu. Aún no aterrizaba en Madrid, pero ya se había ganado a la hinchada merengue. “Es el mejor club del mundo, no quiero mentir, es mi sueño desde que era un niño. Soñaba con este club”, decía antes de llegar.

Eden es hasta ahora el fichaje más caro del Real Madrid. El club pagó 115 millones de euros por el atacante, aunque una investigación de dos diarios belgas reveló que en realidad se abonaron 160 millones por él. Pero más allá de los fajos de billetes que soltó el cuadro español, hasta el momento, Hazard no ha podido demostrar ni el 10% de su valía. Desde que llegó a Chamartín se lesionó diez veces y esta temporada apenas ha jugado 15 partidos (diez en LaLiga, uno en Copa del Rey, uno en la Supercopa de España y tres en la Champions).

Con su regreso el último fin de semana en el empate sin goles ante el Betis por el torneo local, Hazard genera cierta ilusión para un Madrid que ha sufrido mucho con las lesiones esta temporada. Zinedine Zidane prende velitas para que el belga marque la diferencia ante el equipo que vio su mejor versión y no siga siendo –como es considerado- en el peor fichaje en la historia del club.

Florentino vs. Abramóvic, una amistad forjada con una ‘pelea’

Mayo del 2009. Se acerca el mercado de fichajes en Europa y Kaká es el “chocolate” que los grandes clubes quieren. Tras sus brillantes temporadas en el Milan, Real Madrid y Chelsea pugnan por llevárselo. Esa fue una de las primeras luchas de poderes entre Florentino Pérez y Roman Abrámovic.

El español planeaba levantar los cimientos de su nuevo Madrid alrededor del brasileño. El ruso quería hacer eso y mucho más: buscaba a Carlo Ancelotti, Pirlo y Kaká, tres pilares de aquel equipo rossonero. Solo obtuvo uno: el técnico. El atacante se fue a España y Pirlo se quedó en Italia.

En adelante, Pérez y Abrámovic entrelazaron cierta afinidad amical con la que no tuvieron problemas en intercambiar jugadores. Y ese lazo se forjó en los últimos tiempos. De hecho, ambos presidentes, junto a otros diez mandamases de grandes clubes de Europa, se unieron para crear la Superliga Europea, un proyecto de torneo elitista que no pasó a mayores por el momento.

Este martes 27 de abril y el próximo miércoles 5 de mayo, el Real Madrid de Florentino Pérez y el Chelsea de Roman Abrámovic se medirán para demostrar quién es el mejor.

MÁS EN DT