se convirtió en el primer semifinalista de la . La selección liderada por dejó en el camino a la Polonia de Robert Lewandowski en tanda de penales (5-3).

Antes de llegar a la definición desde los doce pasos, cuando se jugaba el minuto 109 del segundo tiempo extra, el partido se tuvo que detener por el ingreso de un hincha al campo del Vélodrome de Marsella.

El fanático de Portugal que se metió a la cancha tenía un solo objetivo: tocar a Cristiano Ronaldo. El joven estuvo cerca de lograrlo, sin embargo la rápida intervención de la seguridad lo evitó. 

LEE TAMBIÉN...