Bastian Schweinsteiger oficializó el martes su retiro del fútbol. El alemán, ídolo del fútbol teutón, se despidió del deporte rey jugando por el Chicago Fire de la Major League Sosccer (MLS). (Foto. AP)
Bastian Schweinsteiger oficializó el martes su retiro del fútbol. El alemán, ídolo del fútbol teutón, se despidió del deporte rey jugando por el Chicago Fire de la Major League Sosccer (MLS). (Foto. AP)
Kenyi Peña Andrade

Bastian Schweinsteiger le dijo adiós al mundo del fútbol el último martes. El alemán de 35 años, campeón del mundo con su selección en el Mundial Brasil 2014, decidió colgar los chimpunes en el Chicago Fire de la Major League Soccer (MLS) y, con ello, se retiró para muchos el último ‘todo terreno’ del balompié mundial. Esa clase de jugadores polifuncionales que sabes que pueden ubicarse en cualquier zona del campo y su rendimiento no baja de seis puntos.

Bastian fue una de las figuras de la selección alemana de los últimos quince años. (Foto: AP)
Bastian fue una de las figuras de la selección alemana de los últimos quince años. (Foto: AP)

En su carrera, el ‘teutón’ ha jugado absolutamente de todo en el campo de juego. Empezó como volante por derecha en las divisiones menores del Bayern Múnich, luego Louis van Gaal lo reconvirtió a volante de contención, fue también lateral izquierdo, y hasta alguna vez fue '8′ y ’10′. Y sí, aunque cueste creerlo, en todas las posiciones trascendió.

Sin embargo, más allá de su multifuncionalidad, también destacó por su fuerte carácter y su capacidad de liderazgo, tanto en el conjunto ‘bávaro’ como en la selección alemana. Y, justamente, fue esta virtud la que lo llevó a enfrentarse al mismo Diego Armando Maradona, a quien pocos se atreven si quiera a contradecirlo en el mundo de este deporte.

Diego Maradona entró en dimes y diretes con Bastian. (Foto: AP)
Diego Maradona entró en dimes y diretes con Bastian. (Foto: AP)

Era julio del 2010 y la Argentina dirigida por el ‘Pelusa’ se vería la cara con Alemania en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica. Y, por supuesto, era una previa caliente, debido a lo sucedido cuatro años antes, cuando los alemanes eliminaron por penales a los albicelestes en la misma instancia de la Copa Mundial organizada por los ‘panzers’.

Aquel partido terminó en una trifulca entre los jugadores de ambos equipos, y con la polémica instaurada por el famoso papel del golero alemán Jens Lehmann. Como se recuerda, en la tanda de los doce pasos, el portero tenía apuntado la forma en que patearían cada jugador argentino. Al final, los blancos ganaron 4-2 por esta vía.

Por ello, bajo este contexto, fue Bastian el primero en salir al frente para arremeter contra Maradona y su equipo. Schweinsteiger acusó a los jugadores argentinos de "falta de respeto", de provocar a los adversarios y de tratar de influir en los árbitros, y recordó el incidente del último Mundial, cuando se produjo una trifulca entre jugadores y técnicos de ambos equipos después de que Alemania eliminara a Argentina por penaltis en cuartos de final.

Maradona, fiel a su estilo, respondió sin pelos en la lengua lo siguiente en conferencia de prensa: “No tenemos tiempo para pensar en Schweinsteiger. Los muchachos lo único que están esperando es entrar a la cancha, tener la posibilidad de revancha. Cada partido es una historia distinta y nosotros vamos a ir a ganarle a Alemania en su campo, y eso es lo que lo tiene nervioso, ¿qué te pasa Schweinsteiger? ¿Estás nervioso?”, bromeó Maradona.

Bastian se retiró en el Chicago Fire de la MLS. (Foto: AP)
Bastian se retiró en el Chicago Fire de la MLS. (Foto: AP)

Estos dimes y diretes salpicaron a diferentes figuras del conjunto alemán como el capitán Philipp Lahm y el mismísimo Lothar Matthäus. El primero aseguro que le quería ver la reacción del Diego después de la victoria alemana, mientras que el segundo aseguró "que Maradona no tiene ni un sistema ni un concepto".

La historia final es conocida, los alemanes aplastaron 4-0 a los argentinos y le dieron un baile durante los 90 minutos. Antes del partido se había desarrollado mucha polémica, la situación llegó a extremos de una previa pugilística. Y en esto, los que saben aseguran que entrar enfurecido a un ring de box te saca de foco, te hace ser preso de la ira y hace que olvides todo lo ensayado. Y el responsable de aquella furia de los argentinos fue Schweinsteiger, quien empezó a ganar el partido mucho antes de aquel pitazo inicial.