Brasil campeón Copa América 1999 (Foto: REUTERS)
Brasil campeón Copa América 1999 (Foto: REUTERS)
Jorge Barraza

Periodista

La querida revista Placar de febrero es un número de colección, de esos que se guardan por años a prueba de madres y esposas, ansiosas de barrer con todas estas cosas supuestamente inútiles que ocupan lugar en altillos y placares, pero que los futboleros amamos. En una meritoria producción, Placar -revista brasileña con sede en San Pablo- consultó a 170 periodistas, relatores y comentaristas del país del carnaval sobre la selección ideal de todos los tiempos de. Tarea ímproba dada la impresionante cantidad de cracks que ha dado la patria del jogo bonito. Argentina es, seguramente, el primer exportador de futbolistas y entrenadores del mundo a través de toda la historia del fútbol, incluso procreó a tres genios que están en el pedestal supremo: Di Stéfano, Maradona y Messi. Sin embargo, Brasil ha dado docenas de fenómenos que encantaron a todos los públicos. Monstruos sagrados con un estilo ya desaparecido, pero que el fútbol jamás olvidará. Estela que duró cincuenta años, digamos entre el Mundial ’58 y la Copa América 2007. Muy difícil que cualquier otro fútbol logre igualar tanta magia, tanta excelencia. Ni Brasil mismo será capaz de repetirlo.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Dos historias de peruanos en Holanda: uno arenga en holandés para salvar la baja y otro casi llega al Ajax

¡Fueron tantos…! Siempre ponemos un ejemplo de esa increíble abundancia: Marinho Chagas, el gigante rubio, sensacional lateral izquierdo de Botafogo de los años ’70. Era un espectáculo dentro del espectáculo. Araba toda la banda subiendo y bajando, gambeteando, tirando centros, entrando al área, haciendo goles, poseía una técnica magistral y un remate furibundo. Un jugador con una generosidad y un protagonismo escénico fabulosos. No obstante, puede que esté sexto o séptimo en la consideración general del puesto detrás de Roberto Carlos, Nilton Santos, Junior, Branco, Leonardo, incluso de Everaldo. En unos doscientos países, Marinho sería un prócer futbolístico, en la vastedad de talentos brasileños se pierde entre el batallón de nombres ilustres.

Al final de la compulsa, el once ganador quedó conformado así: TAFFAREL; CARLOS ALBERTO, ALDAIR, BELLINI y NILTON SANTOS; DIDÍ, FALCÃO y PELÉ; GARRINCHA, RONALDO y ROMÁRIO. Como técnico se escogió a Zagallo. Desde luego, es una elección completamente irreprochable. Hay en el público un claro favoritismo por aquellos que fueron campeones del mundo, lo cual sí es discutible; muchas veces un correcto o incluso discreto futbolista integra un plantel campeón; en contrapartida, una superestrella como Zico redondeó una trayectoria singular que lastimosamente no pudo coronar con un Mundial. La excepción en este caso es Falcão, que sufrió los mismos infortunios mundialistas que Zico, Junior, Sócrates y todos los integrantes de aquel colosal Brasil de Telé Santana de 1982 y 1986. No obstante, el bagaje de Falcão era tan excepcional que está por encima de cualquier título: técnicamente perfecto, igual de elegante o más que Beckenbauer, un 5 lleno de fútbol que armaba juego y llegaba seguido al gol. Casi la misma descripción vale para Aldair, zaguero de superclase. Si Aldair hubiese formado dupla con Luis Pereira en el fondo, el público en lugar de admirar a los delanteros se hubiese extasiado sólo con los defensas. Eran demasiado cracks. Los demás no necesitan explicación, salvo Bellini, un defensa fuerte, sobrio y seguro, capitán en Suecia 1958.

En caso de votar este cronista, hubiese colocado a Zico por Didí y a Ronaldinho por Romário. Zico fue un jugador fantástico, completo, armador, hábil gambeteador, extraordinario en la pared corta, goleador notable, rematador casi infalible de penales y tiros libres. Observamos que muchas veces no es debidamente valorado. Del otro lado, aún considerando que Romário fue una eminencia en el área y un definidor tal vez inigualable en todo el planeta fútbol, Ronaldinho también garantizaba gol y le aunaba fantasía, creatividad, desequilibrio y elaboración de las jugadas. Un malabarista que encantaba a todos los públicos, aunque tuvo una carrera corta en el máximo nivel, vale reconocerlo. No hemos visto a Nilton Santos, pero en nuestro parecer Roberto Carlos debía ser titularísimo en el equipo A.

LEE TAMBIÉN: Fact checking a Ricardo Gareca: ¿Perú alguna vez estuvo a la altura de Argentina o Brasil?

Pequeño dato que revela una verdad muy conocida en Brasil: la caída del fútbol carioca (a pesar de coronarse campeón Flamengo este último jueves): los dos equipos que más aportan a este once galáctico son Botafogo (Garrincha, Didí, Nilton Santos) y Vasco (Bellini y Romario). Ambos acaban de descender a la segunda división.

Zico, Pelé, Kaká y Beckham en la final del Mundial 2014. (Foto: AP)
Zico, Pelé, Kaká y Beckham en la final del Mundial 2014. (Foto: AP)


En lo que llamaríamos el Brasil B de todas las épocas, los cronistas se decantaron por GILMAR; CAFÚ, DOMINGOS DA GUIA, MAURO y ROBERTO CARLOS; SÓCRATES, GERSON y RIVALDO; RONALDINHO, ZICO y RIVELINO. Y a Telé Santana como entrenador, que para nosotros debió ser el DT del conjunto principal. Lo mismo vale para Gerson, un 8 zurdo al que le sobraba fútbol, personalidad, conducción y liderazgo. Lo dice Tostão en su libro: “En México ’70, el líder era Gerson”. En ese ramillete de talentos, había que darle todos los balones a él, que decidía cómo y por dónde debía fluir el juego.

Ya para el C quedaron DIDA; DJALMA SANTOS, OSCAR, LUIS PEREIRA y JÚNIOR; DUNGA, ZITO y CLODOALDO; ZIZINHO, TOSTÃO y LEÔNIDAS. Entrenador, Carlos Alberto Parreira.

Indudablemente se ha buscado mezclar las épocas (Domingos da Guia y Leónidas son de los años ’30 y ’40). Otra comprobación es que Brasil no ha sido una tierra de superarqueros. Está primero Taffarel por su eficiencia y regularidad, aunque no fue un arquero que despertara admiración. Dida era un peligro jugando con los pies; y a Gilmar no lo vimos como para ponderarlo. Una gran curiosidad es que en ninguno de los tres equipos esté Neymar, para Tostão “el segundo mejor jugador de la historia de Brasil después de Pelé”. Y Tostão algo vio. Está claro que Ney es un sujeto no querido en su país. En los foros y en las redes sociales los comentarios en su contra son mayoría abrumadora. Aunque ello debe responder a sus actitudes, no a su calidad, que es innegable. Otra perla es que en ninguna de las tres formaciones figure Dani Alves, quien en la cuestión técnica es claramente superior a Cafú, Carlos Alberto o Djalma Santos. Un futbolista capaz de dominar un partido desde el lateral derecho.

Pelé en la premiación del Mundial 2002. (Foto: AFP)
Pelé en la premiación del Mundial 2002. (Foto: AFP)

Y así como Neymar y Dani Alves, quedan fuera cantidades de talentos que el fútbol brasileño ha regado por el planeta. Jairzinho, Kaká, Toninho Cerezo, Bebeto, Lucio (no muy agraciado técnicamente pero zaguerazo igual), Juninho Pernambucano, quizás el mejor ejecutor de tiros libres de la historia. En cualquier otro país, todos ellos entrarían en la nómina.

¿Nuestro Brasil ideal…? Julio César; Dani Alves, Aldair, Luis Pereira y Roberto Carlos; Zico, Gerson, Falcão y Ronaldinho; Pelé y Ronaldo. Nada de comisarios ni picapiedras, derroche de fútbol en los diez puestos de campo.

MÁS EN DT

VIDEO RECOMENDADO

Cristiano Ronaldo: Su peor tiro libre con Juventus, según narrador de ESPN
Cristiano Ronaldo: Su peor tiro libre con Juventus, según narrador de ESPN


No te pierdas

No te pierdas