Redacción EC

Quizás sea uno de los pilotos más desenfrenados al celebrar sus triunfos en el mundial de Fórmula Uno, y hoy en Bahréin no fue la excepción. El inglés tomó en sus manos la botella de champán y descargó su emoción contra su compañero Nico Rosberg a quien mojó en la cara con el licor del triunfo.

Si bien es una práctica común en las celebraciones de los ganadores en la Fórmula Uno, el hecho cobró especial atención luego de la dura crítica que mereció Lewis Hamilton tras hacer lo mismo la semana pasada contra las anfitrionas del Gran Premio de China, a quienes roció de champán en el rostro sin que estas optaran por poner resistencia alguna.  


El campeón mundial de la Fórmula Uno, Lewis Hamilton, se quedó el domingo con el Gran Premio de Bahréin por segundo año consecutivo, mientras que el piloto Kimi Raikkonen de Ferrari lo escoltó en el podio para negar a Mercedes otro "uno-dos".

El triunfo de Lewis Hamilton, quien partió desde la primera posición en Bahréin, fue el tercero en cuatro competencias esta temporada y el número 36 de su carrera.

A diferencia de la temporada pasada, cuando superó a su compañero de equipo Nico Rosberg desde la segunda posición en la grilla para quedarse con el triunfo, Hamilton no enfrentó resistencia del alemán, quien finalizó tercero después de luchar toda la carrera contra los pilotos de Ferrari.

Rosberg estaba segundo a dos vueltas del final pero fue superado por Raikkonen, quien se encaminó sin problemas hacia la bandera a cuadros.

Hamilton amplió su ventaja sobre Rosberg en el Campeonato de Pilotos a 27 puntos. El británico ahora cuenta con 93 puntos frente a los 66 de su compañero alemán. 

LEE TAMBIÉN...

No te pierdas