Redacción EC

Francia no pudo revalidar lo conseguido en 1984 y 1998 cuando fue dueño de casa de la Eurocopa y Mundial respectivamente. Los galos quedaron a un paso de la gloria en el certamen del 2016.

La selección de Francia prácticamente lo tuvo todo. Un goleador descomunal (Antoine Griezmann), un equipo compacto en la ofensiva y el respaldo de todo un país que los apoyó de inicio a final.

Portugal fue el asesino de los sueños de Francia. Éder, un jugador criticado en su tierra, se convirtió en un héroe impensado. Antoine Griezmann solo quedará en el recuento estadístico por sus seis dianas.

LEE MÁS SOBRE...

Cristiano Ronaldo volvió a llorar en una final | VIDEO ► — El Comercio (@elcomercio)