La apuesta del director técnico del Arsenal inglés, Arsene Wenger, de incluir al lesionado atacante en la igualdad 1-1 ante el Norwich City el domingo podría costarle muy caro, después que el chileno abandonó la cancha entre temores de que podría estar alejado por un buen tiempo.

En un complicado día para un equipo plagado de lesiones, los "Gunners" también sufrieron nuevos temores por el defensor Laurent Koscielny y el mediocampista Santi Cazorla. Wenger admitió que los problemas de la parte posterior del muslo de Alexis Sánchez no presagiaban nada bueno para el equipo.

"Perdimos a Alexis Sánchez. No sé por cuánto tiempo va a estar fuera pero es un gran golpe", dijo Wenger a periodistas. "Dice que es un golpe en el muslo. Creo que eso no es realmente la verdad. Temo que no sea la realidad".

Si Sánchez queda descartado para encuentros clave, como el partido con el Olympiakos el 9 de diciembre que decidirá el destino del Arsenal en la Liga de Campeones, sin lugar a dudas que Wenger enfrentará las críticas sobre si fue su propia culpa por haber arriesgado al chileno.

El jueves, Wenger explicó que Sánchez había sufrido una complicación en la parte posterior del muslo tras el choque con el Dinamo Zagreb por el torneo continental, pero reconoció que, como un explosivo león que caza, el jugador tenía la resistencia para salir a la cancha una vez más.

Pedro después de haber hablado a menudo de que su trabajólico delantero necesitaba un descanso, el domingo parecía un buen momento para darle un respiro al fatigado atacante.

Fuente: Reuters

LEE TAMBIÉN...