Redacción DT

Es innegable que el deporte se convirtió en un negocio, las marcas que fabrican accesorios deportivos juegan un partido aparte cuando de contratar jugadores se trata. Michael Jordan dio el puntapié inicial en el basquetbol y Ronaldinho fue uno de los pioneros en el fútbol. Al pasar los años, diversos modelos se fabricaron en alusión a los astros del fútbol como Cristiano Ronaldo, Lionel Messi e incluso Paolo Guerrero.

MIRA: Así recordó su histórico gol ante Argentina en el Estadio Nacional

Las excentricidades y lujos son parte de este deporte que a lo largo de los años tuvo la inserción de empresas con fines económicos. Los jugadores no son ajenos a estos gustos y reciben una gran remuneración por el simple hecho de vestirlo en cada partido que disputan. Similar a un contrato con el club, lucirlo hasta en una publicación de redes sociales resulta rentable.

El calzado deportivo es fruto de un mercado muy favorable para empresas como Nike, Adidas, Umbro o Puma. Hablar del futbolista es también describirlo por su apariencia y aspecto físico. Tomados como ejemplo, esto permite una mayor venta al relacionarlo simplemente con su imagen y como viste. Su accionar en el campo de juego no entra a tallar en este análisis mientras más lo use, más ganancias.

MÁS EN DT...

VÍDEOS RECOMENDADOS